¡Recibe las novedades en tu email!

sábado, 20 de agosto de 2011
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh 

Insha Allah os encontréis bien de iman y salud


El recién nacido es una bendición para sus padres, por lo que felicitarlos, alegrarse y desearles felicidad es recomendable según lo establecido en la Sunnah. El Profeta Muhammad (sallallahu 'alaihi wasallam) solía levantar a los recién nacidos, luego suplicaba y pedía bendiciones por ellos. 'Aishah (radi Allahu anha) dijo: "Se tenía por costumbre traer a los recién nacidos ante el Mensajero de Allah, y entonces él pedía a Allah que los bendijera y luego les frotaba un dátil desmenuzado en el paladar." 

Muslim  5347 


Se relata que un hombre se presentó ante Al Hasan Al Barsi y encontró en su presencia a otro hombre que tenía en sus brazos a su hijo recién nacido, entonces le dijo: "¡Felicitaciones por el león [con el que has sido agraciado]!" Al oír esto Al Hasan le dijo [desaprobando lo expresado]: "¿Cómo sabes si es un león o un asno?", y el hombre le preguntó: "¿Qué debemos decir entonces?" Le respondió: "Di: Has sido bendecido con el hijo que se te ha concedido, sé agradecido con Quien te lo ha dado. Quiera Allah que alcance la madurez, siga la guía y sea bondadoso contigo."


Burikta fil mauhúb shakartal uáhib ua balaga ashuddahu ua ruzigta birrahu

En otra narración diferente se menciona que dijo: "Quiera Allah que sea una bendición para ti y para la Ummah (Nación) de Muhammad".


Extracto del libro "Preceptos islámicos relacionados con el recién nacido"
Capítulo 1

0 comentarios:

Parto y postparto

Mi pequeñín

Seguidores