¡Recibe las novedades en tu email!

lunes, 31 de diciembre de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh Hola a todas! Hoy vengo a enseñaros una web que me ha encantado (clicad aquí para verla), es un planificador para menús semanales que me deja a mí con mi queridísimo Woman's Time! por los suelos, pero qué le vamos a hacer... Me ha gustado tanto que os lo tenía que enseñar, aunque forme parte de mi competencia. Al inicio de la web podréis elegir el número de comensales, vuestro estilo de vida (si tenéis pareja, vivís solos, tenéis hijos o sois un poco más de alto standing y os gusta prepararos comidas gourmet). Por último podéis seleccionar vuestro tipo de dieta (vegetariana, ligera, rica en fibra o, si lo preferís, os dejáis aconsejar y listo). En caso de que necesitéis una dieta especial tan solo tendréis que seleccionarlo en el menú desplegable que os señalo más arriba, podréis elegir entre diabetes, baja en colesterol, hipertensión o sin gluten.
Así de simple, cuando seleccionéis todo aparecerá más abajo vuestro menú semanal acorde a vuestras preferencias, con primero, segundo y postre en almuerzos y cenas. Para ver el fin de semana tenéis que mover la barrita que os señalo en la imagen, pulsando sobre el botoncillo y moviéndolo hacia la derecha.
Pues eso, me voy a recuperarme de mi derrota porque es que encima las recetas son hasta fáciles... ¡¡mecachis!!.
lunes, 24 de diciembre de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!!!

Por fin aparezco por aquí, y se me ocurre aparecer hoy, que estáis todas de fiesta... ¡En fin!. El caso es que llevo varios días queriendo compartir un artículo que escribió Maribel, de B aprende en casa, sobre lo peligroso que puede llegar a ser exponernos demasiado en internet. Podéis leerlo clicando aquí.

Ese tema me dejó de piedra, siempre me había rondado por la cabeza, por eso nunca os he puesto una foto de Pimpollo, solo una de recién nacido en la que se le ven las manitas ¡No más! Y no creo que vaya a poner otra. Puede parecer una exageración, pero os prometo que hasta tiemblo nada más de pensar que podría pasarle algo por culpa de que yo estuviera exponiéndolo demasiado.

Es más, conozco un caso espeluznante y, en cuanto leí el artículo de Maribel, se lo comenté a maridín. Mientras hablábamos él tenía una mano encima mía y me preguntó "¿Tienes frío?", porque yo estaba temblando mientras le contaba todo. Y no, no era de frío.

Sé que hoy vengo un poco tajante y que en España estáis de fiesta, por lo que no apetecerá escuchar (o leer) estas historias ahora mismo, pero no quería pasar la oportunidad de recordaros lo importante que es mantener el anonimato de nuestros pequeños principitos y princesitas. Y dicho esto, os dejo con los enlaces de las novedades en Madres hoy y en Recetas de cocina ¡Que se me acumulan!.

Novedades en Madres hoy:

Primeros meses con el bebé: Cómo afrontar el cansancio y la falta de tiempo
Cuidados postparto: Ejercicios para fortalecer el suelo pélvico
Costra láctea, qué es y cómo eliminarla
Extraer y almacenar la leche materna (I)
4 consejos para cortar las uñas al bebé
Extraer y almacenar leche materna (II)
El bebé en su tercer mes de vida
Cómo descongestionar la nariz del bebé
Dar medicamentos al bebé
Remedio natural para aliviar la tos
Consejos para comprar la ropa del bebé (De 0 a 3 meses)
El menú de la semana (Del 24/12/12 al 30/12/12)

Novedades en Recetas de cocina:

Fideos al wok con calabacín
Coliflor al ajoarriero
Arroz caldoso con pimientos
Pastel de patata
Albóndigas en salsa

Por cierto, ya han anunciado a la ganadora del concurso ¡Felicidades!.
domingo, 9 de diciembre de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

Como ya os decía en otra entrada, tengo una nueva sección: Españolas en Marruecos. En ella os contaré experiencias, cómo realizar ciertos trámites, etc. Y para estrenar este espacio os voy a contar cómo registraros en el consulado, para qué sirve y qué necesitáis para ello.

Para qué sirve

Si os registráis o no importa poco, pero a la hora de realizar ciertos trámites puede ser necesario. Por ejemplo, para registrar un nacimiento os piden estar registradas en el consulado.

Qué necesitáis

Muy fácil:
  • Una fotocopia de vuestro DNI
  • Una fotocopia de vuestro pasaporte
  • Vuestro certificado de residencia en Marruecos (si os lo dan en árabe tendréis que traducirlo y legalizarlo, si os lo dan en francés no será necesario, lo podéis entregar tal cual**)
  • 2 fotos
 **Nota: En el consulado donde yo estoy registrada aceptan documentos en francés, en cambio otros piden traducción al español (Y todo documento traducido debe ser legalizado).

Cómo se hace

Simplemente tendréis que llevar todo lo necesario, lo entregáis y os pedirán vuestro pasaporte, que se lo quedarán 24 horas. Luego lo recogéis y listo, ya estáis registradas : )
jueves, 6 de diciembre de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

Ando haciendo arreglos en el blog porque estoy hecha un lío con las categorías, etiquetas y todo ese rollo, y si yo estoy liada no me imagino vosotras, para encontrar algo en concreto fijo que os volvéis medio majaras, así que toca reorganizar.

Y además de reorganizar os presento una nueva sección: Españolas en Marruecos. En ella os quiero contar todo lo que tenga relación con el hecho de vivir en Marruecos, por ejemplo, tengo una entrada pendiente sobre mi experiencia con los pañales de aquí, y espero poder facilitaros otras tantas cosas, por ejemplo, también tengo pendiente contaros qué se necesita para registrar el nacimiento de un bebé en el registro civil español, pero desde Marruecos, de modo que el niño obtenga su pasaporte español.

De momento ando inmersa en ese papeleo (qué pesados son los papeleos), y en cuanto tenga claras unas cuantas cosas os contaré cómo se hace todo, a ser posible, paso a paso.

¿Y cómo está Pimpollo?. Pues Pimpollo está para comérselo con sus "ajos" y sus sonrisillas, qué os voy a decir yo, que se me cae la baba con él hasta cuando pestañea... Estamos colechando y me encanta, yo antes pensaba que cuando empezara el colecho acabaría medio loca pensando en cómo sacar al niño de la cama (soy muy difícil para compartir la cama), pero me ha pasado justo lo contrario, que ando pensando en cómo conseguir que se quede más tiempo.

Él tiene su cuna y hay momentos en los que duerme en ella porque no tengo barreras para la cama y me da miedo que se quede ahí solo mientras yo estoy haciendo cosas, cuando me voy a dormir él sigue en la cuna pero en cuanto se despierta para su toma lo paso a la cama. Sobra decir que lo observo, esperando a que se despierte, para ponerlo a mi lado.

La lactancia a demanda también va de maravilla, gracias a Dios. Él solo suele mantener ciertas tomas a una hora más o menos fija y en base a eso yo puedo organizar mi día a día, además acabo de leer el libro "Mi niño no me come", de Cárlos González, y os lo recomiendo enormemente, tanto si dais el pecho como si no. Podéis descargarlo en PDF clicando aquí.

Me ha resuelto dudas incluso antes de que se me ocurrieran, pero además me ha dado respuestas con peso para frenar los típicos comentarios en contra de la lactancia. Que sí, que soy musulmana y parte de mi familia también, que en el Corán tenemos escrito bien claro que la lactancia debe durar dos años (siempre que sea posible y no hay problema si se continúa), pero aún así aquí también me encuentro con comentarios tipo "Dale el biberón que tu leche no está bien", "Dale agua en biberón", "Dale manzanilla", "Para que engorde tienes que darle biberón" y un largo etc.

A mayor información, mejor respuesta ¡A ver quién leches me dice algo ahora! ;)

Esta semana en Madres hoy...
Cómo ayudar al bebé a eructar
5 consejos para evitar las regurgitaciones
Juegos para bebés: La manta de actividades
Los cuidados de la episiotomía
Copa de frutas con yogur para los más pequeños
El saco de dormir ¿Es seguro para el bebé?
Dudas frecuentes sobre la lactancia materna (II)

En Recetas de cocina...
Revuelto de calabacín
domingo, 25 de noviembre de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!!!

Hoy vengo contenta porque Pimpollo lleva un tiempo adaptado a su rutina, la lactancia sigue a demanda, por supuesto, pero él mismo sigue un horario más o menos regular y lo que son las siestas, la hora del baño y tal las sigue bastante bien, gracias a Dios. Eso me permite poder hacer otras cosas como descansar, comer con tranquilidad (que sino voy a toda prisa) e incluso tener tiempo para volver a mi trabajo, entre otras cosas.

Por eso hoy os cuento que ya podéis leerme también en Madres hoy (a diario) y en Recetas de cocina (generalmente los fines de semana aunque puede que aparezca también algún día entre semana). Y los últimos artículos han sido...

En Madres hoy
El menú de la semana (del 25/11/12 al 2/12/12)
3 cosas que debes saber si eres primeriza
Dudas sobre la lactancia materna
Qué llevar en el bolso para salir con el bebé

En Recetas de cocina
Lentejas bajas en calorías
Cubitos de caldo hechos en casa

Volveré próximamente con un premio bajo el brazo y más novedades!! : )
Besotes a todas
miércoles, 31 de octubre de 2012
Porque la forma de los ojos es mía, el color es de maridín, las manos son mías, el pelo también, los labios parecen más de maridín aunque a nuestro entorno no le queda muy claro, el tono de piel es mío pero poco a poco está cambiando y va tirando más a maridín, las uñas son mías, la nariz no se sabe de quién es todavía pero nuestro entorno cree que llegará a ser de maridín. ¿Y los pies?, ¿De quién son esos pies tan grandes?: Del primo segundo de la tía Paca ¡Y yo qué sé!.

Pero digo yo, ¿Tendrá Pimpollo algo que sea suyo?...
miércoles, 24 de octubre de 2012
Pongámonos en situación:
Estoy sentada dándole el pecho a Pimpollo. Como la camiseta que llevo no tiene suficiente escote como para sacar con comodidad el pecho, decido levantármela (sí, estamos en octubre y todavía puedo ir panza al aire sin morir de frío). En ese momento llega maridín, me saluda, saluda a Pimpollo y comienza a hablarle:
- Maridín: Oh mi niño que está comiendoooooo!
- Yo: (Sonrío)
- Maridín: Pimpolloooo, ¿has visto a tu mami?. Antes tenía abdominales, ahora no.
- Yo: ¬.¬

Ya me reiré yo, ya. Algún día el también perderá sus abdominales y seré yo quien me ría (si es que no los ha perdido ya, que con esto del postparto hace tiempo que no lo veo. Triste, pero cierto).
viernes, 5 de octubre de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

He leído por algunos blogs que ésta era la semana de la lactancia materna. No sé si llego a tiempo o no, pero quería aprovechar para contaros algunas soluciones a problemas que me surgieron al principio y daros ánimo a todas las que toméis esta decisión, porque a veces pueden surgir dificultades pero eso no significa que sea imposible. Cada problema tiene su solución, solo hay que tener paciencia y, muy importante, fuerza de voluntad para mantenernos firmes ante nuestra decisión. Os cuento pues qué solución encontré para los problemillas que me surgieron:

El bebé no se engancha


La noche que estuve en el hospital la pasé sola, compartía la habitación con una mujer a la que le habían hecho cesárea y la pobre no podía ni levantarse, por los pasillos no había ni una enfermera y las visitas tenían un horario, nadie podía quedarse conmigo a pasar la noche. Pimpollo estuvo durmiendo mucho, ya habían pasado horas desde el parto y en plena noche se puso a llorar desconsoladamente, tenía hambre.

Lo tenía conmigo en la cama, como estaba pegada a la pared no había peligro de que se cayera. Ambos tumbados, me lo puse al pecho, pero no se enganchaba. El pobre mío abría la boca, buscaba, chupaba con la lengua, pero no agarraba bien el pezón y succionaba. Era la primera vez que escuchaba a mi bebé llorando de esa manera. Me desesperé.

Mi madre vino a verme y, a pesar de que no se permitía la visita, consiguió colarse y estar conmigo un rato. Al ver que Pimpollo no conseguía hacer su toma me dijo que podía ir a la farmacia y traerme leche, que ella me había comprado un biberón y lo tenía en el coche junto a otras cosas. Los comentarios tipo "Es que no tienes leche" no faltaron en ningún momento. Resistí.

Se fue mi madre (que quería quedarse, pero no la dejaban), volví a quedarme sola, con Pimpollo llorando como si no hubiera un mañana. Yo muerta de sueño, agotada, mareada por la anemia y casi sin poder moverme, me sentía impotente, mi hijo lloraba de hambre y yo no podía hacer nada. La mujer con la que compartía habitación vio mi desesperación y me ofreció el biberón de su hija, con leche de fórmula. La miré un rato, miré a Pimpollo con su llanto, pero después de pensarlo un rato me negué.

Los musulmanes tenemos una sunnah (hechos del profeta, la paz y bendiciones de Dios estén con él) que es masticar un dátil y darle un poco al recién nacido (evidentemente sin que hayan trozos). Recordé que mi marido había hecho esto cuando me llevaron a la habitación y que a Pimpollo le había gustado el sabor dulce. Tenía dátiles, cogí uno, lo abrí y me lo restregué por el pezón. Problema resuelto, Pimpollo se agarró y empezó a succionar.

Grietas en el pezón


Esto duele pero bien... Aún así la solución no es muy complicada, sencillamente necesitamos hidratar bien el pezón. Yo después de cada toma me limpiaba con agua y me ponía una gotita de aceite de argán en cada pezón, colocaba el disco de lactancia y listo. Antes de darle el pecho me quedaba unos minutos con el pecho "al aire" porque el olor del aceite de argán es un poco fuerte y Pimpollo lo rechazaba, pero pasados esos minutos ya no olía tanto a aceite y no tenía problema. En caso de no tener aceite de argán recomiendo utilizar aceite de oliva, natural, a ser posible.

Mastitis


Bueno, dicen que si no te da fiebre no es mastitis (según he leído), pero me refiero a ese bulto en una zona del pecho (cerca de la axila en mi caso, que según tengo entendido es donde suele ocurrir), que duele y no sabes qué hacer con él. Ocurre por obstrucción de la leche y en mi caso lo solucioné de la siguiente manera: Siempre me ducho por las mañanas así que, aprovechando el calor de la ducha, cuando terminaba me sacaba leche. El resto del día me daba un masaje con un poco de aceite durante 10 minutos más o menos y luego me volvía a sacar leche. Me ocurrió un par de veces y en ambas ocasiones se me quitó de un día para otro.

Espero que mi pequeña experiencia pueda ayudaros ¡Feliz lactancia!
lunes, 24 de septiembre de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

Pimpollo acaba de cumplir 2 semanas, que se han pasado volando. Aún no puedo creerme que, un día como hoy, ya había comenzado el parto y que estaba a punto de ver a Pimpollo por primera vez (entiéndase, fuera de la panza).

Desde que nació vimos que era un niño muy despierto y atento al mundo que le rodea. En sus primeras fotos, a tan solo unos minutos después del parto, está con los ojos bien abiertos y observando todo. Es muy risueño, nos impresionó ver que con menos de una semana ya se dedicaba a regalarnos una sonrisa detrás de otra, generalmente suele hacerlo después de tomar el pecho, empieza a reirse y no para. En principio solo era una sonrisa bien grande, pero ya en dos ocasiones se ha reído a carcajadas, es decir, con sonido y todo. ¿De qué se ríe tanto? No lo sé, maridín dice que le transmito felicidad a través de la leche, yo estoy por ir a que la analicen, que algo debe tener.

Con menos de 2 semanas ha conseguido sus primeros logros como levantar la cabeza si lo tumbas boca abajo o girarla de un lado a otro cuando está tumbado o sentado (esto último agarrándole nosotros, ¡Todavía no se sienta!). Si le hablas te busca con la mirada o si te está mirando y te mueves, te sigue. Sabe moverse cuando está tumbado aunque de momento se mueve como la aguja de un reloj, va girando en torno a su cabeza y facilmente puedo encontrarlo doblado en la cuna o completamente del revés.

Al leer esto se podría pensar que está todo el día dando guerra, pero no. Es muy activo y tranquilo a la vez, un poco contradictorio, lo sé, pero es que en todo el día no te enteras de que hay un bebé en casa, las propias visitas que se han quedado aquí todo el día me han preguntado "¿Qué le pasa a tu bebé que no llora?", porque casi casi no llora nada, gracias a Dios (que me da mucha penita).

Ayer mismo después de tomar el pecho estuvo despierto desde las 19:00 hasta las 22:00. Se quedó tumbado en la cama (yo pensé que en algún momento dormiría), estaba mirando todo, se movía, etc. Todo el tiempo sin quejarse en ningún momento y sin que yo estuviera justo a su lado, se durmió después del baño y de hacer su siguiente toma. 

Le doy el pecho a demanda, él suele pedirlo cada 3 horas aproximadamente pero en lugar de llorar te darás cuenta de que quiere el pecho cuando lo veas doblando la boca (como en busca del pezón), chupándose la mano o, lo mejor, haciendo chasquidos con la lengua... Le gusta el baño, se queda muy tranquilo mientras lo bañas, ¡Pero tampoco nos pasemos! 5 minutitos y listo, que eso de estar en remojo como un garbanzo no le va.

Otra cosa que le encanta es levantar los brazos, en la mayoría de fotos suyas tiene los brazos arriba o, como mínimo, a la altura de la boca. Lo mismo le costó salir en el parto por la posición de los brazos...

viernes, 21 de septiembre de 2012
[...]

Sigo empujando, me diguen diciendo que lo hago muy bien, pero sigue sin salir. Veo que una de las matronas viene con una especie de desatascador-aspirador (ahí descubrí qué son los forceps), me meten el dichoso cacharrito y por fin sale Pimpollo, noto como si me partieran en dos pero acaban de ponerme a Pimpollo en las piernas y eso es lo único que me importa en ese momento. Abro los ojos como platos al verlo ahí, delante de mí. El dolor seguía ahí pero por un momento no lo sentía, todo mi alrededor quedó en pausa y mis sentidos solo se fijaban en ese pequeño bebé que me habían puesto en las piernas. Mi bebé.

Pimpollo no llora y pregunto "¿Por qué no llora?", pero nadie me responde. Vuelvo a preguntar, vuelvo a quedarme sin respuesta y vuelvo a morir de miedo "¿Qué le pasa a mi bebé y por qué nadie me dice nada?" es lo único que pasa por mi cabeza. Gracias a Dios empieza a llorar muy bajito y poco a poco va ganando intensidad ¡Por fin!. Ahora sí puedo relajarme (al poco tiempo empezó a estornudar y a tener hipo. Especialidades de Pimpollo).

Se llevaron a Pimpollo para lavarlo y, mientras, una de las matronas me cosía. Pasó un buen rato dándole al hilo y la aguja, así que he preferido no preguntar cuántos puntos tengo. Me traen a Pimpollo ya vestidito y lo dejan a mi lado en una cuna, le agarro la manita mientras terminan de coserme. Cuando terminaron me dejaron allí un rato, se llevaron a Pimpollo para enseñárselo al afortunado papá y cuando volvieron me llevaron en silla de ruedas a una habitación, en otra planta en la que sí dejan entrar hombres.

Al llegar me reciben la amiga de mi suegra, mi suegro y mi marido. No puedo evitarlo y me pongo a llorar nada más verle ¡Cuánto le eché de menos!. Me pongo en la cama como puedo y me dejan a Pimpollo al lado en una cuna, tengo una anemia horrible y no he comido nada desde que cené en la noche del sábado (excepto dátiles y una magdalena), me mareo en cuanto intento sentarme. Maridín me trae algo de comer y fruta, enseguida le dicen que se tiene que ir...

Pensé que podía pasar la noche conmigo, pero le dicen que no. Se va y no tengo ni idea de qué hora es, pensaba que eran alrededor de las 20:00 pero no, Pimpollo nació a las 16:45, justo cuando empezó a sonar el adhan del asr (la llamada al rezo de la tarde). En la habitación me acompaña una mujer que había tenido a su hija de 5 kilos por cesárea, la pobre no podía ni levantarse.

Hago el esfuerzo de comer algo como puedo, tengo hambre, pero el mareo no me deja hacer nada. Llega la noche, quiero ir al servicio pero no quiero dejar a Pimpollo solo en la habitación, aguanto hasta que no puedo más e intento levantarme, pero no me atrevo, tengo que caminar hasta el final del pasillo y en cuanto doy dos pasos la vista se me pone blanca. Me aguanto.

Como puedo pongo a Pimpollo a mi lado en la cama, está pegada a la pared, no hay peligro de que se caiga. Al poco tiempo aparece la pareja de mi madre y me llama desde la puerta de la habitación, estoy tan atontada que no le reconozco y tengo que mirarle durante un rato para saber que es él. Me dice que viene con mi madre.

El horario de visitas había terminado pero conseguimos que mi madre se quede conmigo un rato, intento de nuevo ir al servicio acompañada por mi madre mientras su pareja se queda con Pimpollo ¡Qué alegría verla!. Le pido que intente quedarse conmigo, no quiero estar sola, me duelen los puntos, tengo la pierna derecha muerta de tanta inyección, apenas puedo moverme y tengo a un bebé recién nacido a mi cargo. Por mucho que lo intentamos no lo conseguimos, me había quedado muy triste al despedirme de mi marido y de nuevo repetía escena con mi madre. No puedo más, quiero que pase el tiempo rápido y volver a casa (No me gusta nada estar fuera de casa, aunque el hospital fuese un palacio echaría de menos mi casa igual).

Me quedo dormida con facilidad porque estoy agotada, pero a la vez muy asqueada por la calor, estaba sudada desde antes del parto, pringada de líquido amniótico con heces de Pimpollo, llena de sangre ¡Qué asco! Quiero una ducha. Aún así voy durmiendo a ratos, Pimpollo es muy tranquilo, duerme durante horas sin problema pero el pobre no consigue sacarme nada del pecho, por mucho que lo pongo e intento que salga leche, de ahí no sale nada.

¿Y ahora qué hago? Apenas puedo girarme en la cama para cambiar de pecho, mucho menos sentarme ¿Cómo cojo a Pimpollo? Me da miedo moverlo de un lado a otro. Me apaño como puedo y consigo que Pimpollo tome algo de leche, pero esa tarea me lleva toda la noche. Por la mañana llega la amiga de mi suegra y me dice que a las 10:30 viene mi marido a recogerme, que ya me dan el alta. Me pongo a esperar pero entre una cosa y otra salgo del hospital a la una y pico junto a mi marido, mi madre, mi suegro, la amiga de mi suegra, su hijo y, lo más importante, mi pequeño Pimpollo con sus 3,2 kg y bien sanote.

Tanto mi marido como yo no podíamos creernos que Pimpollo ya hubiera nacido y que todo, a pesar de ciertas dificultades, hubiese salido bien. Al fin estamos en casa, felices y babeando ante nuestro pequeñín.


martes, 18 de septiembre de 2012
[...]

Domingo, después de ponerme la inyección de oxitocina empecé a tener contracciones dolorosas, entre una y otra me quedaba dormida en la camilla de urgencias obstétricas, me había cambiado de ropa otras 500 veces (fueron a casa a traerme más ropa) pero igualmente seguía empapándome. Me doy por vencida, ya no me cambio más, camino por el pasillo con goterones de líquido amniótico cayéndome por las piernas.

Llega el mediodía, vuelven a examinarme, 3 cm. Vuelven a ponerme oxitocina pero esta vez no sirve de nada, tengo una contracción muy de vez en cuando. Pimpollo ha defecado, es peligroso y toca intervenir nos guste o no. Muero de miedo, por él y por mí, porque el lugar es horrible, nadie me entiende, estoy ya harta de dar vueltas y necesito a mi marido al lado. Hablo con él por móvil, le pido por favor que encuentre una solución, pero no hay manera, no le dejan entrar.

Por fin una cama de la habitación queda libre y puedo dormir bien durante un rato (ya la habían limpiado, la basura no estaba y el servicio también estaba limpio). Vuelven a examinarme, sigo con 3 cm y el hecho de que Pimpollo hubiese defecado era preocupante, ya no podemos esperar más, nos vamos a paritorio.

Allí hay unas 5 camillas y la mayoría están ocupadas con mujeres a punto de dar a luz, gritando de dolor por las contracciones. Vuelvo a morir de miedo, en ningún momento me quito a mi marido de la cabeza y me pregunto si mi madre habrá llegado (me dijo que llegaba el domingo por la tarde). En todo momento hago mucha du'a (súplica) y me inflé de dátiles, tenía mucha hambre y sed, pero desde que entré al hospital a las 3 de la mañana del sábado no había podido beber agua, no me dejaban más que mojarme los labios.

Me ponen un gotero con antibiótico para Pimpollo, luego más oxitocina y no sé qué cosas más. Ahora sí noto el efecto de todo aquello... Las contracciones duelen a tal punto que me retuerzo en la cama, pongo el pie en la pared y empujo, me levanto y muevo las caderas agarrada a la cama, me siento, me vuelvo a tumbar, ya no sé cómo ponerme y grito. Ya no podía más, estaba agotada y las contracciones dolían muchísimo, empiezo a pedir por favor que me pongan anestesia pero me dicen que allí no la ponen "¿De ningún tipo? ¿Ni epidural ni general?". Ninguna. "Pues hacedme una cesárea, pero quiero terminar ya ¡No puedo más!". Me pongo a llorar porque me dicen que no, que en un par de horas más nos ponemos ya a empujar "¿¿¿¡¡¡Un par de horas!!!???". Vuelvo a llorar, cada vez que pasa una matrona le pido por favor anestesia y cuando me dice que no lloro de nuevo, incluso me abracé a una de ellas llorando.

Poco tiempo después empiezo a notar ganas de empujar, entonces unas 4-5 matronas se ponen conmigo, me piden que me agarre las piernas y que no grite, que gaste esa energía en empujar en vez de gritar. Me pongo a empujar a la vez que sale de mi garganta un sonido parecido al de la niña del exorcista, me doy miedo a mí misma. La dilatación no estaba completa, así que por mucho que empujo Pimpollo no sale, le vemos la cabeza, me dicen que lo hago muy bien, pero es imposible, no sale. En todo momento pregunto a las matronas "¿Dónde está mi marido? Quiero que esté conmigo", me dicen que está fuera pero me niego a aceptarlo así, sin más, les pido que salgan a ver si está ahí (y las pobres iban, lo buscaban y volvían diciéndome dónde estaba).

EDITO: Edito porque parece haberse entendido que empujé sin dilatar, pero no. Cuando sentí ganas de empujar me examinaron y había dilatado casi al completo, no recuerdo si eran 8 ó 9 cm porque yo ya estaba en otro mundo, pero poco me faltaba para llegar a los 10 cm.

[...]

domingo, 16 de septiembre de 2012
Sábado, mis suegros y mi cuñado vuelven de Italia, vacian maletas y nos dan algunos regalos, sobre todo para Pimpollo. A eso de la 1-2 de la mañana nos vamos a dormir, mi suegra me dice de broma "Hoy no te pongas de parto, que acabamos de llegar del viaje y estamos cansados". Para qué...

Tres de la mañana, noto una pequeña explosión en la zona baja del vientre y de repente estoy empapada. Abro los ojos como platos, despierto a maridín y le digo "Se me ha roto la bolsa". De repente me encojo en la cama cual bebé en el vientre y grito "¡No quiero!". Maridín todavía medio dormido no entiende nada "¿Qué bolsa? ¿Qué es lo que no quieres?". Le explico y de un salto se levanta de la cama, yo no sé qué hacer porque el líquido no deja de salir, pensaba que la bolsa se rompía, salía un poco de líquido y ya, pero aquello no era así...

No sé si alguna vez os lo he dicho o no, pero no soporto estar mojada (excepto en la ducha, claro), así que me cambié como 500 veces antes de salir de casa y quejándome todo el tiempo de "¡Qué mojada voy!". Nos vamos al hospital y descubrimos que no dejan entrar hombres, está prohibido, así que maridín no puede entrar conmigo. Entran mi suegra y una amiga suya, maridín y su padre se quedan fuera en el coche.

Me examinaron y estaba dilatada de 2 cm, me dijeron que había que esperar, que me pusiera a caminar. Empapada y muerta de calor me puse a caminar por el pasillo, después de un tiempo estaba agotada y empezaba a tener molestias, quería descansar un rato. Aviso de que quiero descansar y en una habitación grande con unas 6 camas, ninguna está libre. Me dicen que no pasa nada, que me tumbe en una de ellas junto a quien esté ahí. No me gustó la idea así que me senté en un rincón de la cama intentando no despertar a la mujer que dormía en ella. La habitación olía horrible, el servicio estaba atascado y había un cubo de basura gigante y llenísimo aguantando la puerta para que no se abriera. Muero de asco.

Después de un rato ya no puedo más con mi espalda, sigo empapada, ya muerta de frío y me pongo a caminar por el pasillo envuelta en una sábana que me traje de casa, pero aguanto poco, ya estoy agotada. Me meto en la habitación de urgencias obstétricas y me acuesto en la camilla, me quedo frita enseguida. Ya por la mañana, no sé qué hora era, vuelven a examinarme y sigo con mis 2 cm, intentan forzarme la dilatación con los dedos pero duele tanto que cada vez que lo intentan les saco las manos como puedo, en una ocasión le di una patada a quien lo hizo. Pido por favor que me dejen dilatar tranquila, tomándome mi tiempo, si es posible.

Al rato me vienen con una inyección "¿Qué es eso?". Me dicen que es para dilatar más rápido, pero yo no quiero porque la ponen en el trasero y no soporto esas inyecciones. Me niego rotundamente, quiero hablar con mi marido, le echo de menos. Salí a hablar con él y me dice que deje a estas mujeres hacer su trabajo, que va a ser mejor para mí porque terminaremos antes. Me sigo negando pero al final accedo porque veo que todo ese rollo iba para largo.

[...]

viernes, 14 de septiembre de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

Por fin puedo pasar por aquí a daros la gran noticia:

El sábado a las 3 de la mañana rompí aguas y tiré para el hospital, Pimpollo nació el domingo a las 16:45 con un peso de 3,2 kg (en twitter escribí 18 horas de parto, pero como véis fueron menos. En ningún momento tuve reloj y cuando nació creía que eran las 8 de la tarde... Cosas mías). Ya os contaré con más detalle cómo fue todo y cómo van estos días, además hay cosillas que a lo mejor os pueden ser útiles sobre algunos problemillas que me surgieron con la lactancia y que se han arreglado, gracias a Dios. Maridín decidió quedarse en casa esta semanita y el domingo celebramos su nacimiento si Dios quiere, es una semanita intensa de adaptación, visitas y otras tantas cosas.

Prometo volver en cuanto se me pasen algunos efectos secundarios de la maternidad como el "Mi hijo defeca rosas" y el "Cuando me siento veo estrellitas de colores". Mil gracias y mil besos a todas, ¡Que sé que habéis estado ahí en todo momento!.

viernes, 7 de septiembre de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

¡Hola a todas!

Hoy os traigo información islámica, en concreto sobre la lactancia materna, que tiene una gran importancia dentro del Islam. La leche materna se considera el mejor alimento para el bebé y por eso es preferible recurrir a ella, aunque si por algún motivo no es posible llevarla a cabo tampoco estaríamos haciendo algo malo, son cosas que pasan y no es culpa nuestra. Os dejo pues con la información:

“Y las madres amamantarán a sus hijos dos años enteros, si desean completar la lactancia” [2:233]

“Inspiramos a la madre de Moisés: ‘Dale de mamar’” [28:7]

La lactancia es un derecho básico de los niños después del nacimiento ya que tiene un efecto a largo plazo en la estructura física, emocional y social en nuestra vida. Esto fue entendido por la sharia (ley) islámica, por lo que todas las madres en el Islam deberían amamantar a su hijo durante dos años completos, siempre que sea posible. 

¡Feliz viernes!
jueves, 6 de septiembre de 2012

Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

No, no estoy publicando doble premio sin querer, es que lo recibí dos veces: La primera por parte de Drew, que tenía curiosidad en saber qué contaba, especialmente porque tras su mudanza al Cairo se le ocurren mil cosas que preguntarme, y la segunda por parte de Matt (de Blogueando de mi vida), quien comenzó su nuevo blog hace poco y llegó pisando fuerte con sus teorías y sus historias, sus niños son un encanto, me cautivaron desde la primera vez que habló de ellos. Sin duda os recomiendo pasaros por allí, seguro que os saca una sonrisa.

Bien pues, resulta que cuando publiqué este premio por primera vez no tuve en cuenta la curiosidad de Drew, se me olvidó por completo y me dediqué a contar 7 cosas sobre mí a través de fotos. Su gozo en un pozo, pobre mía. Por eso ahora esas 7 cosas que voy a contar van a estar relacionadas con mi cambio de país, sé que tenía que haber sido al contrario, pero ya sabéis que mi cabeza ahora está en otra parte y solo veo bodies alrededor de ella. ¡En fin! Allá voy pues:

1. Todo comienzo es difícil y más cuando vamos a otro país. No se puede pretender que nada más llegar ya tengamos el piso de nuestros sueños, un buen trabajo, buenas amistades, etc. He tenido que luchar por cada una de estas cosas e incluso todavía (ya llevo 3 años aquí) me quedan matices que seguir arreglando. Paciencia, todo llega.

2. El primer año aquí fue horrible, prácticamente comíamos el mismo trozo de pan durante 3 días (si es que al tercero aún quedaba algo).

3. Por aquí me manejo en francés o en italiano y sí, la mayoría de personas me entienden, pero me he dado cuenta de que es imprescindible aprender árabe si no quieres que te tomen el pelo por ser extranjera. En mi caso mi padre es marroquí y con eso me salvo de vez en cuando, basta con decir "mi padre es marroquí" y ya cambian de actitud por completo (los taxis son los que más intentan estafarte si ven que no eres del país).

4. Que venga de España y sea musulmana es algo que nunca deja de impresionarles. Más de una familia me ha pedido que me quede a vivir con ellos y durante el reposo que tuve que mantener con el embarazo, muchas de las visitas han llegado a discutir por quién me traía la comida porque dicen que conmigo se ganan muy buenas acciones.

5. El punto anterior es un extremo, luego está el otro, el "No entiendo por qué has hecho eso". Estos son los menos básicamente porque no les hago caso, pero cuando aparecen suelen intentar convencerme de que me ponga unos vaqueros, que me suelte el pelo para salir a la calle y cosas por el estilo. Lo peor es cuando lo dicen como si yo no hubiera conocido eso.

6. Más de una persona ha llegado a preguntarme por qué me he venido aquí si Europa es mejor pero os soy sincera: No quiero volver. Visitar a la familia o ir de vacaciones sí, pero para vivir prefiero seguir aquí. Al principio fue difícil, sí, pero poco a poco vamos mejorando y me encanta estar aquí.

7. Con el paso de estos años me he dado cuenta de que la discreción y el respeto hacia una misma son la clave para que no me tomen como una extranjera alocada, es decir, si hablo sin montar jaleos, me dirijo hacia otras personas de forma correcta o si me visto de forma discreta, suelen calificarme más como "buena mujer" que si no lo hago. Aclaro que cuando vine vestía vaqueros, me dirigía de la misma forma hacia un hombre que hacia una mujer, etc y, esas cosas aquí (y como musulmana), son diferentes.

¡Ui casi lo olvido! Que como ya lo pasé una vez no voy a pasarlo de nuevo, esperaré a que las premiadas anteriores publiquen sus premios para ver qué nos cuentan y, si de todas formas alguien quiere llevárselo, es todo suyo.

lunes, 3 de septiembre de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

Vuelvo por aquí con Pimpollo aún en la panza y con un nuevo premio, pero antes debo decir que pronto llega mi madre y mis suegros vuelven de Italia, llegan todos casi el mismo día y parece ser que Pimpollo los está esperando para dejarse ver. Por un lado mejor porque así estaré acompañada de mi suegra y mi madre, que aunque hicieran las cosas de otra manera muy diferente a lo que yo quiero (no dieron el pecho, por ejemplo) pues tienen su experiencia y seguro que me vendrá muy bien.

Además como musulmanes celebramos la Aquiqah justo a los 7 días después del nacimiento (la aquiqah vendría a ser algo así como el bautizo) así que por ese lado nos vendrá bien también, así estamos todos juntos celebrando el nacimiento de Pimpollo. A ver qué tal va todo que esto son solo ideas mías, pero ayer pasé una nochecita que pensé "¡Ya va nacer!" pero no, falsa alarma. Durante la noche siempre estoy teniendo algún que otro dolorcillo en la zona baja del vientre, muy leve todo, y durante el día tengo muchas contracciones pero no duelen nada.

Bueno, dicho esto voy con el premio, que me lo pasó Drew de Viviendo en mi nube azul. Seguramente ya conoceréis su blog y sino ya estáis tardando en ir a verlo, sus aventuras por el Cairo son únicas, nada mejor que tomarse los cambios con humor y más cuando se trata de un nuevo país al que se ha ido ella solita ¡Toda una campeona!.


El premio consiste en contar 7 cosas sobre mí y en varios blogs he visto que esto se ha hecho con fotos. Me ha parecido tan bonito que me uno a la iniciativa de contaros 7 cosas sobre mí a través de fotos, ¡Allá voy!:

1. Me encanta la fotografía, especialmente la gastronómica (Don't worry, be happy! Prometo receta en cuanto mi vida vuelva a tener un orden).


2. Así se me conocía anteriormente. Sí, es un collar de perro en el que pone Morti (Y me lo ponía yo).


3. Cuando veo todo ordenado siento paz y tranquilidad. Hace poco os decía que quizá necesite unos cuantos "ommmmm" cuando llegue mi madre, pero no, bastará con abrir alguno de mis cajones o el armario para volver a sentir paz (de algo me tenía que servir mi adicción al tetris ¿no?).


4. Tengo doble DNI, el de España y el de Marruecos.


5. Nunca he sido de maquillarme demasiado, pero en mi anterior vida estaba rodeada de productos y ropa de marca. He llegado a gastarme 400 € solo en ropa interior. Ahora todo es diferente, jamás utilizo estas cosas que veis, me pasé a lo natural y sería incapaz de volver a gastarme tantísimo dinero en ropa como lo hacía antes.


6. Cuido mucho todo lo que tengo, cada cosa me puede durar años y aún tener aspecto de nuevo. En este diario podéis ver la fecha de cuando me lo regalaron (no os riáis de mi letra por favor, ¡Que tenía 10 años!), todavía le huelen las paginas.


7. Mi marido se ríe de mí porque le pongo nombre a los cajones. De esta forma cuando me pregunta "¿Dónde está X cosa?" mi respuesta nunca es la típica "¡En el cajón!" : )


Y ahora toca pasarlo a 7 personas, que son...
Mamá de Parrulín y Xoubiña
Batallitas de mamá
Por fin, yo misma
Mis ovomellizos
Mi viaje hacia la maternidad en solitario
La jirafa
39 semanas y...

¡Qué tengáis buen comienzo de semana!

lunes, 27 de agosto de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

Lo sé, dije que no escribiría nada hasta que naciera Pimpollo, luego publiqué un premio y ahora vengo con una entrada... ¡Pero es que no puedo resistirme!. Mi idea de no escribir nada era porque seguramente iba a torturaros con el monotema de que Pimpollo aún no ha nacido, ya escribir sobre una semana más de embarazo iba a ser tres cuartos de lo mismo, ni siquiera leo los boletines porque todos me dicen que me prepare para el parto y poco más, que el futuro enano ya está bien crecidito y listo para salir.

Pues con esto del tapón mucoso pensé que saldría antes, pero justo hoy hace poco más de dos semanas de eso y aquí sigo (¡Dios mío! Desde aquí le huelo la colonia al vecino y vivo en un tercero). Imagino que estará cerquita o como mínimo está haciendo su labor de encajarse porque llevo un par de días que a veces pego un salto del pinchazo que me da en la zona baja del vientre.

La hora de dormir es una tortura, me pongo a dar vuelta y vuelta hasta que duermo por agotamiento, porque cómoda lo que se dice cómoda, no estoy. En algún momento me ha dado también dolor como menstrual, muy leve, pero ahí estaba. Se supone que ya se debería mover poco por la falta de espacio pero Pimpollo, o se hace el acróbata o le importa un pimiento el espacio que haya, que él se mueve continuamente. Maridín dice que lo tengo sobrecargado de azúcar porque como muchos dátiles y que ni él mismo sabrá por qué se mueve tanto.

Durante el día no me importa, puedo pasarme un buen rato mirando cómo se marca un pie o una pierna en mi barriga e incluso intentando agarrarlos, pero por la noche se hace pesadete, sobre todo cuando abre las piernas y me clava un pie en el lado izquierdo y otro pie en el lado derecho. En ese momento mi barriga tiene la misma forma que un balón de fútbol americano y no puedo tumbarme ni a un lado ni a otro, porque el señorito ha puesto ahí su pie y no le da la gana que algo más le toque, que enseguida se pone a dar golpes desesperados.

El síndrome del nido aún no ha desaparecido, me paso el día haciendo cosas y además acabamos de comprar un armario (llevábamos ya 3 años sin armario...), así que tuve bastante trabajito vaciando cajas y colocando todo en su sitio, moviendo el resto de muebles para hacer hueco a todo, etc. Ya solo nos quedan un par de cosillas más y tenemos todo listo para la llegada de Pimpollo, si Dios quiere.

PD: En una semana viene mi madre de visita y el otro día andaba regañándome porque Pimpollo aún no ha nacido, que cuando venga quiere verle. Espero que nazca antes de que llegue, porque como me ponga de parto con ella aquí, esto va a ser un completo caos... (Madre histérica que solo ha tenido un parto y fue cesárea + futuros padres primerizos que no saben por dónde pillarán todo cuando llegue el momento, no son compatibles).

PD2: ¡Casi lo olvido! Quería comentaros que desde que perdí medio kilo en los primeros meses de embarazo hasta ahora, he engordado 15 kilos, y eso me ha dado un ligero problemilla: No puedo pasar más de 10 minutos en pie porque no estoy habituada a tanto peso y enseguida me duelen los huesos de las piernas así que hago muchas cosas, pero aguantándome el peso con los brazos hasta que ya no puedo más y me siento. ¿Conocéis alguna forma de aliviar esto?.


martes, 21 de agosto de 2012

Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

Dije que no iba a publicar nada hasta que no naciera Pimpollo, más que nada porque iba a ser todo monotema (pinchazos por aquí, dolores por allá, Pimpollo que no se decide...), pero Drew acaba de dejarme un premio y sé que como no los vaya publicando luego se me olvidan y no me gusta que queden desterrados. Iré publicándolos por orden de llegada y espero no dejarme ninguno en el tintero, que mi cabeza ahora solo piensa en episiotomías y en un bebé regordete que ya tiene su cuna a mi lado de la cama.

El premio que os traigo hoy me llegó de parte de Vero, de El camino para ser mamá, un blog con el que quedé impresionada desde el primer día y de los primeros que seguí cuando me aventuré en todo esto de los blogs de maternidad, que antes solo andaba por los de cocina. ¡Gracias por el premio!.

Este premio consiste en responder a 5 cosillas y luego toca pasarlo a 5 blogs. Allá voy pues con las preguntitas:

-Un libro que aconsejas:
Os diría el Corán pero a veces es difícil entender a lo que se refiere, ya sea por la traducción del árabe a otros idiomas o por algún otro motivo, por eso, os diré también que para empezar estaría bien acompañarlo de "El edén de los virtuosos".

-Un juego, juguete o actividad que no falla:
En este momento la actividad que no falla con mi Pimpollo son las patadas en las costillas, alternadas con los cabezazos en mi zona íntima. Divertidísimo.

-Una canción infantil:
No escucho música y la verdad es que nunca he soportado las canciones infantiles, ni siquiera de pequeña (¡La que me espera!).

-Un buen plan:
Después de unos meses en cama cualquier actividad que requiera salir de casa a que me de un poco el sol y el aire fresco es un buen plan. Si le añadimos un helado de chocolate entonces será un plan muy bueno.

-Una canción:
Me repito, no escucho música, aunque hay un nasheed ("canción" islámica sin instrumentos) que es muy especial para mí, tanto que no he publicado este premio antes porque dudaba sobre poner este nasheed o no... Supongo que luego os preguntaréis por qué es tan especial para mí y de momento solo os diré que es una historia muy larga, conté un poco por otro blog hace un tiempo y no sé si algún día me lanzaré a contarlo todo por aquí (lo dudo mucho).



Y ahora toca lo difícil, que es pasarlo a 5 blogs:
B aprende en casa: Porque se merece una bienvenida
Cuando olía a vainilla: Pronto yo también dejaré de oler a vainilla, pero si es por tener a un piojo tan monísimo como el suyo estoy segura de que merecerá la pena.
La mamá de una bruja: Amablemente respondió a todas mis dudas sobre el parto por email y yo aún no le he respondido... ¡No tengo perdón!.
Reutilizar y crear: Me encantan sus ideas y justo tengo unos tetrabriks con tapón de rosca con los que quería hacer algo.
Mi mamá me mima: Sé que no acepta premios, pero quería agradecerle por la entrada que me dedicó explicando qué llevar en el bolso para el hospital, ha sido todo un detalle ¡Muchísimas gracias!.

¡Nos volveremos a ver en el próximo premio! Si es que no ha nacido Pimpollo antes de que lo publique...
sábado, 18 de agosto de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

Sigo aquí enterita, todavía no ha llegado el parto pero poco le faltará supongo, si Dios quiere. Ayer tomé mi última pastillita del tratamiento que he ido siguiendo hasta ahora y que me impedía tener contracciones (aunque aún así las he tenido, pero bueeeno). A partir de ahora no hay nada que me retenga el parto, ni medicamentos ni la falta de movimiento ¡Vuelvo a moverme!.

Con esto del síndrome del nido, que me ha dado bastante fuerte, ya estoy totalmente recuperada del reposo. Me canso por el peso de la barriga que ya está bien grandecita, pero paso el día de un lado a otro haciendo cosas, he llegado a limpiar la casa entera en un solo día (y no solo rapidín, suelos y rincones insospechados incluídos) además he tenido que limpiar cosas de segunda mano que me han regalado como la cuna, la sillita del coche y un par de tronas. Aunque ahora no se van a usar las tronas, pero se me metió entre ceja y ceja limpiarlas.

He cambiado la posición de todos los muebles de mi habitación para incorporar la cuna (esto con ayuda de maridín) y hasta he ordenado mil papeles que tenía por ahí, simplemente porque ya no encontraba nada que limpiar. Con tanto ajetreo pasé mis agujetas y mis momentos de "no puedo más", pero ya puedo decir que me muevo con normalidad a pesar de la panza que me acompaña. Maridín dice que lo tengo engañado y que mi barriga es desenroscable, entonces me la quito para hacer todo y luego me la vuelvo a poner. ¡Ains si se pudiera hacer eso!... Me pondría hasta a pintar la habitación.

Y bueno ¿Todo este rollo qué tiene que ver con el título?. Desde luego esto no lo escribo desde twitter, no voy a ser yo la especialita a la que se le permita escribir más de 140 carácteres. Mi título va porque muchas vais preguntándome si ya me puse de parto o no, que cuando no me veis pensáis que Pimpollo ya está en camino o quizá ya haya nacido, etc. Para manteneros informadas he decidido incorporar mis tweets por aquí al lado (a la izquierda), ahí iré actualizando mi estado, como es rapidín puedo actualizar varias veces al día e incluso si me pongo de parto lo mismo hasta aparezco por ahí a quejarme de mis dolores.

Dicho esto, creo que pocas entradas más escribiré de aquí a que llegue Pimpollo. Tengo pensado escribiros qué llevo en el bolso y cómo me lo he organizado para que me quepa todo a pesar de que llevo hasta sábanas para la cama, toallas y mil cosas más, pero no prometo nada de momento, así que hasta la próxima, si Dios quiere, y ¡Nos vemos en twitter!.
miércoles, 15 de agosto de 2012
Quien me regaló el bolso no sabía que será un niño... De todas formas no me importa y me gusta, tiene los colores del blog : )


Papeleo organizado, que después con las prisas nos volvemos locos


¡Y todo al bolso! Los papeles van en la carpetita, para que no haya líos.


lunes, 13 de agosto de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

Cuando una, primeriza e inocente, se imagina la expulsión del tapón mucoso, se lo imagina de otra manera muy diferente a lo que a mí me pasó. Siempre creí que sería como un flujo, con una consistencia algo diferente, que me lo encontraría en la ropa interior. Vamos, lo normal de cualquier flujo, pero ilusa de mí, que la llevo liando dos días con esto.

La expulsión del dichoso taponcito empezó este sábado, pero no sabía qué era y mucho menos pensé que podría ser eso. Al cambiarme de ropa me encontré con una bolita del tamaño de un garbanzo y con una consistencia, color, etc exactamente igual que la silicona. Lo primero que pensé fue "¿Y dónde leches tiene silicona este pantalón?" (me la había encontrado pegada a la pierna). Seguí a lo mío y por la noche volví a encontrarme con otra bolita, de nuevo al cambiarme de ropa (tengo la manía de cambiarme de ropa interior entre 2-3 veces al día) y otra vez pensé que esa "silicona" salía de alguna parte de mi ropa.

Como veis pasé el sábado peleándome con "bolitas de silicona que salían de mi ropa". El domingo por la mañana no me encontré más, pero al mediodía fui a limpiarme y al quitarme la ropa me encontré con algo que colgaba (y bastante, sino no lo habría visto con la panza que llevo). De nuevo, inocente, pensé "¡Puaj cuánto flujo!" y continué con mi proceso de limpieza, pero aquello no se iba.

Volví a limpiarme y nada, no se quitaba. Ya empecé a preguntarme qué era eso, porque un flujo normal no era. Seguí intentando quitarlo y nada, ya cabreada de que no podía quitar eso decidí (y perdón por los detalles) enrollarme eso en el dedo y tirar, ¡Pero tampoco salía!. Ahí ya me asusté y pensé que lo mismo era algo del niño, la bolsa que se había roto y salía un trozo o yo que sé.

Me vestí a toda prisa y fui a mi habitación en busca de maridín, asustada le solté "¡Tengo algo colgando ahí abajo! Estoy tirando pero no se quita ¡No sé qué es!". Claro el pobre no sé si por nervios, por la situación en sí o porque tampoco tenía ni idea, pero lo primero que hizo fue empezar a reirse. Ya me reí yo también y me tranquilicé un poco, pero seguía preocupada sin saber qué era eso.

Maridín me sugirió acudir en busca de Cintia y Yasmin, a ver si me podían decir qué era, así que eso hice. No estaban, les dejé un mensajito y continué a lo mío, pero no podía quitarme de la cabeza que llevaba "algo colgando". Después de unas horas ya no podía más, fui al servicio y tiré de nuevo de esa cosa hasta que salió, que le costó lo suyo.

Me dio miedo hacer eso, pero me alivié muchísimo al verlo ya fuera y comprobar que era la misma "silicona" que me había encontrado el día anterior, entonces busqué en internet y vi que se trataba del tapón mucoso, aunque siempre lo describen rojizo, marrón o con hilos rojos y en mi caso no era así, pero tampoco me importaba, al menos ya sabía qué era.

Hoy he vuelto a encontrarme con "bolitas de silicona", pero ya no me pongo a buscar de qué parte de la ropa salen.
sábado, 11 de agosto de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

Supongo que el título os habrá parecido raro y es que esta semana ni boletines ni nada, que no sé dónde estoy. Fui a la ginecóloga el jueves, pero a otra, porque a la que estaba llendo hasta ahora se ha puesto mala y no se sabe cuándo volverá... De todas formas estoy contenta con esta otra gine, la revisión y la eco han sido mucho más completas.

¿Y qué tiene que ver esto con esas 34 ó 35 semanas?. Pues es que me cuenta la gine que, según la fecha de mi último periodo se supone que estoy en la 34, pero el bebé lleva el desarrollo de 35 semanas, casi las 36... Así que ya no sé dónde estoy, solo puedo deciros que me alegro porque entonces Pimpollo ya está fuera peligro de incubadoras y eso alivia muchísimo.

Tengo otra buena noticia, mi queridísima placenta que antes estaba por delante, se ha ido desplazando y ya no se interpone en el camino de Pimpollo, la tengo al lado derecho y según la gine aún puede seguir subiendo, pero que si lo hace o no tampoco nos importa, porque lo importante ya está listo. Eso significa que puedo tener parto natural, si Dios quiere (Uff, otro gran alivio).

Un gran alivio más es que me hicieron análisis de orina para ver si había proteína en ella y ha resultado ser que no la hay. Esto me alivia mucho porque siempre tuve miedo a que me pasara lo mismo que le pasó a mi madre y que acabó en cesárea de emergencia con riesgo de muerte para las dos ¡Pero estoy fuera de peligro! Gracias a Dios.

Otra buena noticia es que ya me puedo empezar a mover, voy poco a poco, tampoco es que pueda llevar el ritmo habitual de antes, pero al menos ya empecé a caminar y a hacer alguna cosilla en casa. Me canso enseguida, de hecho el día que fui a hacerme los análisis era un jueves y aún el martes tenía agujetas de haber subido y bajado las escaleras, pero ahí voy avanzando.

¡Ui casi lo olvido! Esta gine está loca, pero en el buen sentido (si es que lo hay). Durante la eco se entretuvo bastante mirando todo y por supuesto llegó a la zona íntima de Pimpollo. Ahí que nos plantó en plena pantalla su entrepierna, pero no contenta con esto nos dice "¡Mirad, son los testículos!", con la emoción de un niño al que le das un helado, y para terminar de acentuarlo aún más de repente se escucha "clic". Maridín y yo la miramos con cara de "¿Qué ha sido eso?", y nos responde ella muy feliz:

- Le he hecho una foto, para que os quede claro que es un niño.

Y se hizo el silencio... Ahora tenemos la foto de una eco con sus testículos en primer plano. Ya le he dicho a maridín que como se ponga tontorrón durante la adolescencia pienso amenazarle con esa foto.

Casi olvido otra cosa, esta gine me ha dicho que ya no estoy dilatada. Me quedé muy confundida porque tenía entendido que una vez que dilatas ya así te quedas, pero ella dice que el cuello del útero está cerrado, así que no sé qué pensar ¿Es posible esto o a la otra gine se le fue la cabeza?. Me han dicho que tiene tendencia a exagerar las cosas... Ya esta semana es la última que tomo las pastillas para evitar contracciones y además me ha bajado la dosis.

Pero no todo lo que os traigo hoy son buenas noticias, o eso creo... Ayer a las 1:40 empecé a tener contracciones cada 2 minutos, en ningún momento me dolieron, pero así estuve toda la noche. Hace tiempo leí que si se tienen más de 5 hay que avisar al médico y se lo dije a maridín, pero su respuesta fue "La gine ha dicho que si no duelen son normales", pero ya las tuve una vez durante 2 horas, no dolieron y se supone que dilaté ¿Qué debería pensar entonces?.

Me asusté muchísimo, no por el bebé, que ya no es lo mismo que cuando esto me ocurrió a las 20 semanas de embarazo, sino porque me imaginé ya de parto y me dio un miedo horrible, hasta empecé a tener mareos y pensé que en algún momento me desmayaría. Eso sin que me doliera nada... El día que de verdad me llegue el parto y me duela algo ya veremos qué pasa.

Pero me he quedado con mucha duda ¿Qué créeis que debería hacer?. Como maridín me dijo eso lo que hice fue irme a dormir. Sí, me quedé dormida con contracciones cada 2 minutos, de vez en cuando me despertaba, iba al servicio y me volvía a dormir. Así toda la noche. Ya por la mañana dejé de tener contracciones y en algún momento he vuelto a tener alguna, pero espaciada, como siempre.

¿Debería preocuparme o hacer alguna cosa?.

jueves, 2 de agosto de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

Un avestruz
- Continúo con la segunda y de momento última parte sobre el bosque de las afueras de Rabat, que me había quedado muy largo y por eso lo dividí en dos -

Hay que tener cuidado con las piedras del suelo, a veces hay escorpiones debajo y puede aparecer alguna serpiente que estuviese por ahí camuflada entre piedras y arbustos. Además de animales podemos ver también muchísimas flores. Cuando el calor aprieta ya todo lo que queda no es más que hierba y alguna que otra zona con girasoles, pero cuando acaba de empezar la primavera es precioso, se ven zonas que se dividen por colores como el morado, el amarillo y el rojo.

Una yegua "mu" rubia junto a su cría
Lástima que perdí la foto en la que se veía toda esta variedad de colores, pero volveré seguro, si Dios quiere, y prometo foto de esto y, sobre todo, de las amapolas ¡Que me encantan!. Os dejo con un par de fotos más y a continuación pongo información que puede ser de interés si queréis visitarlo.

Jabalíes y sus crías corriendo
Mister y Miss gacela
¿Se puede ir con niños?: Como poder, se puede, pero hay que adaptarse según la edad del niño y su capacidad para no andar cogiendo piedras, acercándose a los arbustos, corriendo o haciendo ruido, porque de esa forma una de dos, o no veis nada o, mucho peor, se podría hacer daño. En caso de que el pequeñín aún no esté preparado para permanecer en silencio y tener cuidado con lo que hace o toca, es mejor ver todo desde el coche, claro que también deberá tener interés como para no aburrirse sin salir del coche.

¿Qué se puede hacer allí?: Observar la naturaleza, aprender sobre la forma de vida de cada animal, aprender a respetar el espacio natural y, por supuesto, hacer fotos de los animales o flores que nos gusten, que luego pueden servir para actividades o, simplemente, para volver a verlos. Claro que esto de la fotografía también requiere su práctica, de todas las veces que he ido, solo las 2 últimas pude hacer fotos. La mayoría de las veces hay que ser rápidos si quieres hacer una foto decente.

El mejor y el peor momento para ir: El mejor momento, para mi gusto, es la primavera. Al inicio podremos ver muchísima variedad de flores y, al final, podremos ver que ya han nacido las crías de la mayoría de animales. El peor momento sin duda es en invierno, en concreto cuando llueve, porque los animales se refugian de la lluvia y es muy difícil llegar a ver algo.

¿Y a la hora de comer?: Podéis volver a la ciudad o llevar algo ya preparado, nosotros una de dos, o comemos primero en algún sitio y luego vamos al bosque, o llevamos comida ya preparada y así podemos ir con tranquilidad, es un lugar para visitar con tiempo y a la luz del día, cuando oscurece es difícil ver algo y además ya es más peligroso. La mayoría de las veces compramos sandwiches, zumos, agua y algo de picoteo por el camino.
lunes, 30 de julio de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

¡Objetivo conseguido, gracias a Dios! Me fijé como objetivo la semana 32 y aquí estoy, disfrutándola al máximo. Ahora mi objetivo es la 36, si Dios quiere. Novedades la verdad es que tengo pocas pero son muy buenas así que vamos bien. Una de ellas es que respiro mejor, eso no quiere decir que ya lo haga con normalidad pero el hecho de mejorar un poco ya es un gran alivio. Esto es porque la barriguita baja un poco y deja de presionar tanto al diafragma (según he leído).

Otra ventaja de esta bajada barriguil es que Pimpollo también está más bajo. Esto por un lado me asusta porque ya desde hace tiempo lo siento muy bajo, cuando mueve las manos os aseguro que siento su movimiento en la zona íntima, vamos que si estirase el brazo podría sacarlo por ahí y saludarme, pero por otro lado tiene una gran ventaja y es que ya ha dejado de martirizar a mis costillas (¡Bieeeeen!).

En esta semana (dicen los boletines) la cantidad de sangre que circula aumentará un 40-50%. No sé si será a causa de eso o no, imagino que sí, pero hace un par de días tuve un poquitín de sangrado nasal y días antes he tenido también en las encías. No sé cómo me las apaño que de todo lo que leo sobre la nueva semana, siempre hay algo que ya me pasaba antes o que he tenido el "placer" de disfrutarlo unos días antes. Lo sé, los boletines son solo algo orientativo, pero me hace ilusión pensar que llevo algo adelantado.

Dicen también los boletines que a partir de ahora se puede aumentar alrededor de medio kilo a la semana. Eso no sé si ha pasado porque no tengo dónde pesarme en casa y no es buena idea bajar 3 pisos para ir a la farmacia a pesarme, así que ya os contaré qué tal cuando vaya a la gine (la última vez que me pesó estaba en 54 kg).

Imagino que algo de peso sí habré aumentado desde la última visita (que fue hace un mes) porque desde hace tiempo me es imposible estar boca arriba o del lado derecho, da igual si estoy semitumbada o tumbada completamente, se me baja la tensión y tengo que acostarme sobre el lado izquierdo. Por eso también ando un poco desaparecida, es difícil escribir así.

Y la última novedad es que me duelen las caderas, no sé si será por el peso o porque están ensanchando, pero me tienen frita. A ver si ensanchan y se quedan así oye, que no me vendría mal tener un poco más de caderita jajaja.


jueves, 26 de julio de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

Sí, el título de hoy es algo escatológico, pero al comentar las soluciones voy a ser sutil así que no tenéis nada a qué temer. El tema del estreñimiento es muy frecuente durante el embarazo, más aún si se mantiene reposo porque la falta de movimiento no le favorece nada, sin embargo hay truquillos con los que podemos solucionarlo. En mi caso he pasado una etapa realmente horrible, pero gracias a Dios a día de hoy funciono como un reloj utilizando los trucos que os cuento a continuación:

Ir al servicio siempre a la misma hora: Aproximadamente, tampoco vamos a ser estrictas, pero si tu hora es las 12 del mediodía, sobre esa hora ya deberás ir a intentarlo, aunque al principio sea difícil y pienses "pero es que no tengo ganas". No importa, insiste y verás que poco a poco tu cuerpo se habitúa a ese horario a tal punto que luego ni siquiera será necesario que mires la hora, alrededor de las 12 ya sentirás ganas de ir sin ningún esfuerzo.

No comer alimentos que lo acentúen: Como por ejemplo los yogures, que parecen inofensivos, pero acentúan el estreñimiento, al igual que el arroz o los plátanos. En mi caso, en estos momentos, comerme un plátano es sinónimo de pasar el resto de la semana sufriendo las consecuencias.

Recurre a alimentos que faciliten el tránsito intestinal: Como las ciruelas o los kiwis. Esto ya depende de cada una, en mi caso recurro a las ciruelas a diario, cada noche tomo 3-4 ciruelas pequeñas con piel y de este modo me va bien. A los kiwis recurrí antes de descubrir que las ciruelas me iban bien, pero en mi caso no funcionaban como deberían... Si me tomaba un kiwi entero pasaba del estreñimiento al extremo contrario, por lo tanto no era agradable.

Otros alimentos que he probado son:
  • Los dátiles, aunque no hay que abusar de ellos durante el embarazo porque facilitan el parto (con 3-4 dátiles puede ser suficiente).
  • El melón. Este me funciona siempre, para mí es infalible. 
  • Zumo de melón y naranja: Cuando no me apetece comer melón me hago un zumo con él, le añado zumo de naranja porque el sabor del zumo de melón por sí solo no me gusta.
  • La miel es un laxante natural, en momentos de desesperación me he bebido un cuarto de taza de miel y listo.
  • Los melocotones dicen que también funcionan contra el estreñimiento, a mí no me hicieron ningún efecto, pero es cuestión de probar, no a todos nos funcionan las mismas cosas.
Beber mucha agua: Esto es inprescindible, por mucha fibra que toméis a través de los alimentos, si vuestro organismo no tiene agua va a ser muy difícil evitar el estreñimiento. Recordad que beber agua no tiene por qué ser cargar con una botella de litro y medio todo el día, os podéis hacer zumos naturales o infusiones que no estén contraindicadas en el embarazo.

Para preparar un zumo que tenga suficiente agua tan solo vais a necesitar frutas (que ya contienen agua por sí mismas), alguna verdura (si es que encaja bien), agua y azúcar al gusto. Uno que suelo hacer a menudo es con medio litro de agua, 3 melocotones, 2 peras pequeñas y azúcar. Queda muy ligero y me aseguro tomar ese medio litro de agua casi sin enterarme.


martes, 24 de julio de 2012
Margaritas amarillas ¡Me encanta hacer fotos a las flores!
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

A partir de la entrada que escribió Maribel (de B aprende en casa) sobre su visita al Zoo, se me ocurrió escribir sobre los lugares que hemos visitado, más que nada porque quería explicarle a ella dos lugares en concreto en los que se puede ver naturaleza sin sentirnos mal por esos animales que están fuera de su hábitat y encerrados en espacios reducidos. Ya de paso lo hago una sección y así os contaré los lugares que hayamos visitado y si nos ha parecido interesante o no, qué se puede hacer, si se puede ir con niños o no, etc, todo acompañado de fotos siempre que sea posible (toda foto que publique será propia).

3 perdices un poco marujas
Voy a comenzar con el bosque que miles de veces hemos visitado mi marido y yo y que seguimos sin aburrirnos de él porque es todo una sorpresa. Hay una carretera en las afueras de Rabat que están rodeadas de puro bosque, se puede ver todo desde el coche o se puede aparcar a un lado y bajar del coche. En según qué zonas hay que tener cuidado si quieres bajar, más que nada porque hay animales de todo tipo y están en plena naturaleza, nada los frena, son libres en su hábitat y, algunos animales pueden ser inofensivos, otros no tanto.

Un pequeño buho
Nosotros solemos aparcar y, según la zona, miramos desde el coche o bajamos. Lo de aparcar es necesario si se quiere ver algo porque allí es todo silencio, solo se escuchan los sonidos del bosque y, si quieres ver algún animal, es necesario evitar hacer ruidos, por lo que tener el coche en marcha no ayuda. También es necesario estar atentos a cualquier movimiento entre los arbustos porque a veces van los animales corriendo de un lado a otro y, si no estás atento, no los ves.

El lago
Nosotros hemos llegado a ver muchísima variedad de animales como por ejemplo jabalíes, avestruces, caballos, buhos, perdices, águilas e incluso lobos. Ver un águila inmensa en pleno vuelo que desde arriba ve a un ratón en el bosque y se lanza a cazarlo es increíble. Maridín ha visitado este bosque cuando era pequeño, iba con su padre y se adentraban en él, pero claro iban preparados con equipo y perros de caza, cosa que no compartimos, preferimos ver un poco de lejos antes que arriesgarnos a que algún animal nos ataque y tengamos que hacerle daño para defendernos. Aunque en realidad en ese caso los atacantes seríamos nosotros y el pobre animal el que se defiende por habernos adentrado en su territorio, pero bueno. Como me ha quedado laguísimo corto aquí y lo divido en dos partes, en la próxima os cuento más y os muestro más fotos.
domingo, 22 de julio de 2012

Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh 


Hola a todas!


Como cada domingo, aquí estoy de nuevo con un premio que me lo pasó hace ya un tiempecito Luz, de Mi viaje hacia la maternidad en solitario. El premio consta de unas cuantas preguntitas a responder y luego toca pasarlo a otros 3 blogs, así que allá voy:

1.- Confiesa un hecho supuestamente oculto y vergonzoso que pueda provocar alguna sonrisa más que un reproche. 
Pues a lo mejor parezco aburrida pero es que no tengo nada oculto y vergonzoso, al menos ahora no se me ocurre nada, si acaso recuerdo algo volveré por aquí.

2.- Si pudieras ponerle una bomba en la taza del wc a alguien y salir inmune ¿quién sería tu víctima?
A nadie, no soporto las bromas así de pesadas así que prefiero no hacerlas yo tampoco.

3.- Que hacer en un día con un millón de euros pero sóla 
Quitarme deudas, comprar una casa, ayudar a quien lo necesite, mejorar el negocio que tenemos o quizá invertir en algo nuevo... ¡Es que un millón de euros da para mucho!.

4.-¿Cuál es tu postura favorita?
Para dormir, siempre he dormido con la típica postura de una embarazada, con una pierna estirada y la otra encogida. Quizá por eso no me está resultado muy complicado dormir ahora, aunque reconozco que a veces las patadas del bebé me dificultan.

5.- ¿Qué sueles hacer en los momentos mas estresantes para relajarte? 
En esos momentos me gusta estar sola, pensar, escribir y rezar. Una vez que estoy más relajada me gusta compartir mi motivo de estrés con alguien, que si quiere no hace falta ni que me responda, con soltar lo que necesito y saber que me ha escuchado o leído ya me quedo más tranquila y olvido el tema.

6.- Imagina tu puesto de trabajo. ¿De qué te gustaría llegar disfrazado un día cualquiera?
Me encanta disfrazarme, pero en la intimidad de mi hogar. Más que nada para conservar mi dignidad y la poca seriedad que puedo aparentar. No me gustaría que me despidieran...

7. - ¿Cómo te gustaría que te hubieran llamado tus padres de no haber elegido el nombre que te pusieron?
Mi nombre me gusta y el motivo por el que me lo puso mi padre me gusta, así que no lo cambiaría. Algún día os lo contaré.
 
8.-Finalmente puedes incluir una nueva pregunta al test y eliminar una de las anteriores (excepto la 4).
Elimino la 1 y la sustituyo por "Todo el embarazo en sí es algo muy bonito pero, ¿Cuál fue para ti el mejor momento o la mejor etapa?".

9.- ¿Qué personaje histórico te gustaría haber sido?
En la historia del Islam hay muchísimas mujeres que dejaron su marca, dos de ellas son Aisha o Jadiya, ser una de ellas no habría estado nada mal. 

¡Gracias por el premio!

Y ahora toca pasarlo, sé que era a 3 blogs, pero me gustaría que pudiérais cogerlo todas las que quisiérais, porque en esto de la maternidad creo que todas sois unas heroínas que pasásteis lo mejor que pudísteis todas aquellas molestias que os tocaron con el embarazo, superásteis el parto y, a pesar del miedo, en cuanto tuvísteis a vuestro bebé (o vuestros bebés) con vosotras fuisteis capaces de sonreir felizmente. Así que ¡Os lo paso a todas!. 

Buscar

Ummu Aisha Al Magrebia © 2011. Con la tecnología de Blogger.

Parto y postparto

Mi pequeñín

Seguidores

Archivo del blog