¡Recibe las novedades en tu email!

miércoles, 18 de enero de 2012


Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hay ocasiones en las que el ayuno me ha servido para corregir algo y he decidido contarlo para quien pueda serle útil. Una de las ocasiones en las que lo utilizo es cuando me cuesta levantarme para el Fajr. Me explico con más detalle:

Mi sueño es muy profundo, podéis taladrar la pared y montarme una exposición de cuadros en la habitación que no me enteraré, o bueno, puede que abra los ojos, os diga algo y vuelva a cerrarlos, pero por la mañana no recordaré nada.

Con la alarma del móvil o cualquier despertador me ocurre lo mismo, lo apago sin enterarme y asunto resuelto. Una vez lo apagué, pero no contenta con eso se me ocurrió meterlo bajo la almohada de mi marido. Por la mañana me volví loca buscando el móvil hasta que por fin lo encontré allí... El único despertador que me ha funcionado es uno que sonaba como una vaca, me despertaba de un salto, pero claro, asustadísima con tanto muuuuuu y buscando dónde estaba la dichosa vaca. Decidí deshacerme de él por el bien de mi salud física y mental.

¿Cómo consigo levantarme al Fajr entonces?: Pues siendo constante y habituándome al horario, una vez que lo consigo puedo despertarme sin necesidad de alarmas. El problema es que durante el periodo no se reza, así que despierto a mi marido casi sin abrir los ojos y vuelvo a dormir, y claro, pierdo el hábito.

Solución: Ayunar al menos 3 días después de finalizar el periodo. Cuando ayuno cambio la rutina diaria (hora de dormir, de trabajo, de limpieza, etc) y es posible que esos días me quede despierta hasta el Fajr, a partir de ahí empezaré a tomar el hábito de escuchar la alarma a esa hora, desayunar (siempre desayuno antes del Fajr, aunque no ayune) y rezar.

¿Y no podrías hacer lo mismo pero sin ayuno?: Pues sí, pero ayunar me ayuda a centrarme más en mis obligaciones como musulmana. Después de un periodo de X días en los que no he podido rezar cuesta un poco volver a la rutina de rezos, aunque lo eche de menos, pero sin querer se me puede ir por costumbre del resto de días, y con el ayuno consigo ese empujoncito que me hace falta para retomar la rutina.

¿No podría despertarte tu marido?: También es una opción, pero le ocurre lo mismo que a mí, no se entera de nada. Hemos probado a poner el móvil en algún lugar que no alcancemos con la mano, así nos tenemos que levantar para apagarlo, pero ni con eso. Una de dos: O me levanto, lo apago y vuelvo a dormir, o el móvil tiene patas y viene hacia mí. El caso es que por la mañana está a mi lado y no tengo ni idea de cómo ha llegado hasta allí.

También hemos probado a poner alarmas en los dos móviles, incluso varias alarmas cada 5, 10, 15 o incluso 30 minutos, pero igualmente ni caso, por mucha intención que tenga de levantarme. Y en cuanto a mi marido, más de una vez me he visto fijándome en si aún respira o mirando si tiene pulso, así que es tema aparte.

La única solución a todo esto ha sido el ayuno, que además supone un aumento de Iman (Fe) importante y me ha servido para solucionar varias cosas más, pero eso ya os lo contaré en otro momento para no ser tan pesada, insha Allah.

6 comentarios:

  1. Salam aleikum wa rahmatulah wa barakatuh, muchas gracias por tu entrada, me ha gustado mucho! Yo antes no fallaba nunca en el fajr y desde que soy madre ocn el desbarajuste que ello significa y despues de la cuarentena que tampoco rezas, me ha costado mucho más seguirlo. Además hay dias que me juega mala pasada el agotamiento y me pasa como a ti, ni me entero (hasta el punto de como me pase dos dias seguidos ya estoy echando pestes que el despertador no funciona...).

    Me anima mucho que le estés dando un poco de vida a tu blog, un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wa alaikum salam wa rahmatu Allah wa barakatuh! Gracias a ti por leerme, me alegro de que te haya gustado :) Eso de echarle la culpa al despertador no falla, alguna vez he caído en eso jajaja. Besitos!

      Eliminar
  2. Waleikom salam! yo ahora tengo un problemilla...que desde que he juntado la cuna con nuestra cama para poder descansar un poco más por los habituales despertares del peque a veces no me levanto porque tengo miedo que el peque se caiga de la cama...y también es que a veces estoy agotadísima, que Allah me ayude...en cuanto al ayuno el último que hice voluntario me puse mala malísima tuve que romperlo cuando quedaba una hora para poder comer pensaba que me daba algo y no exagero y mi marido me dijo que no ayunara más hasta ramadán. Tengo que empezar a levantare ya inshallah que me siento mla cuando no lo hago. A mi también me gusta que actualices el blog. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiin! Insha Allah pronto te encuentres más en forma para realizar ayunos y, si acaso no puedes porque te pones mal, ya sabes que no debes obligarte a ello ;) Que Allah nos ayude a todos a llevar nuestros deberes como musulmanes lo mejor posible, amiin!. Gracias por pasarte por aquí, besitos!!

      Eliminar
  3. Assalamu aleikum
    Que Allah te premie por tu esfuerzo en cumplir con tu salat.
    Es una de las cosas que mas nos cuesta, el levantarnos temprano para el Fajr.
    A mi me pasa desde que soy madre.
    Muy buenos tus consejos.

    ResponderEliminar
  4. Wa alaikum salam wa rahmatu Allah wa barakatuh, baraka Allahu fiki ukhti. Insha Allah todos seamos recompensados por nuestros esfuerzos y podamos mejorar cada día más, amiin!. Besitos!

    ResponderEliminar

Buscar

Ummu Aisha Al Magrebia © 2011. Con la tecnología de Blogger.

Parto y postparto

Mi pequeñín

Seguidores