¡Recibe las novedades en tu email!

martes, 24 de abril de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

Hace tan solo unos días os hablaba de las 17 semanas y ya estoy aquí de nuevo para contaros que cumplí las 18 ¡Qué rápido pasa el tiempo!. Lo peor es que después de tanto lío con la búsqueda de la casa, la mudanza y todo ese rollo, una vez que todo terminó entré en una especie de trance que me ha hecho estar unos días bien floja, es decir, no he hecho absolutamente nada, como os lo cuento. Si a esto le sumamos que aquí mi conexión es pésima entonces podréis averiguar por qué no estoy publicando apenas nada ni comento en vuestros blogs ¡Es que la conexión no me llega!. La mayoría de las veces no me carga ninguna página así que tengo que ir probando y ver cuándo cuela...

Y bueno, en esta nueva semana la verdad es que he notado poca diferencia respecto a la anterior, mis hormonas están completamente revolucionadas y la mayoría de las veces no me entiendo ni yo, lo mismo me da un ataque de organización y me pongo a decorar cajas para guardar en ellas ropa interior y calcetines, todo perfectamente doblado y ordenado según lo que más me pongo, lo que más me gusta, lo que puede ser para ocasiones más especiales que otras, etc, etc, etc... Que lo mismo me da por dormir hasta las 11 de la mañana y luego paso el resto del día hecha una chapuza sin ganas de mover ni un dedo.

Cuando a mis hormonas le apetecen estoy eufóricamente feliz, pero cuando no me pongo a llorar y no sé ni por qué... Y así me ocurre con todo, me voy a los extremos en menos de una milésima de segundo y claro, a ver quién es capaz de adivinarlo. Gracias a Dios maridín lo entiende y se limita a no decir nada, si me ve bien está a mi lado, sino se da la vuelta y duerme. Puede parecer grosero pero para mí es un alivio que ocurra así, porque cuando me pongo de mal humor cualquier cosa me molesta, así que mejor nos vamos a dormir y a ver si me levanto con otro ánimo.

El enano se mueve muchísimo, sobre todo por la noche (¡Menuda me espera!), tanto se mueve que el futuro papi ya es capaz de sentirlo si pone su mano en el vientre y a mí eso me encanta, porque sentirlo yo sola era guay, pero compartirlo es mucho mejor. Lo peor de esto es que a veces me asusta y ayer incluso me dolió, puede parecer raro, lo sé, pero a las 3 de la mañana el señorito me dió un golpe tan fuerte que hasta desperté a maridín con mi quejido, el pobre asustado pensando que me pasaba algo, pero solo era el bebé, que si él no duerme los demás tampoco y punto, no hay otra opción.

No sé si os lo había dicho en otra ocasión o no, pero sigo sin poder tocar la cocina, los olores siguen molestándome y soy totalmente incapaz de tomar ciertas comidas, nada más pensar en ellas me da un asco horrible. Se supone que a estas alturas ya tenía que haber pasado el tema de las náuseas, pero nada, me ha tocado vivirlas hasta el infinito y más allá ¡Qué remedio!.

5 comentarios:

  1. Pues paciencia que ya va quedando menos y sigue viviendo este momento al máximo que es algo único.
    Si te sirve de consuelo yo también tuve náuseas hasta el final.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Vaya espero que pasen esos malestares pronto, a mi también me despertaba más de una vez con algún golpe y se movía más por la noche, ánimo que los cambios de humor son normales y veo que tienes muy buen apoyo con tu maridin.

    ResponderEliminar
  3. Aisss nena, que ilusión me está dando leer este embarazo semana a semana contigo... Imagino que los altibajos serán normales, que como en realidad no tienes la responsabilidad ni obligación de nada (quiero decir, que tienes la ayuda de tus suegros, que no tienes otro niño que te necesita ahora) pues es más facil que pases de un extremo a otro... que mal lo de las náuseas, miedo me da, porque yo soy de las que empiezan a vomitar y no paran, literalmente me quedo tirada en el baño... Mi madre dice que en su luna de miel (4 meses de embarazo, yo no fuí penalti, fuí gol Merenmadre dixit) siempre pedía dos platos de lo que fuera, se comía uno, iba al baño y luego volvía tan tranquila a por el otro... además que la pobre se casó con 40 de fiebre, se le olvidó hasta el ramo jejeje.
    Espero que te mejores, besitos.

    ResponderEliminar
  4. Miranda también se movía muchísimo por la noche :) pero al final no fue una inquieta nocturna. Pobre aun con nauseas :( y las hormonas... sorry que te lo diga pero todavía falta mucho de eso :S a mi me duraron hasta los primeros meses de Mími haber nacido... menos mal que tu marido comprende, eso no tiene precio!

    Un abrazo guapa, y si estás con pereza, pues que el mundo se espere!

    ResponderEliminar
  5. Disfruta mucho de estos momentos y de sentir a tu bebe dentro de ti (aunque sea de madrugada, jijiji), que luego se echa de menos.
    Besos

    ResponderEliminar

Parto y postparto

Mi pequeñín

Seguidores