¡Recibe las novedades en tu email!

miércoles, 11 de abril de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

Todavía no ha terminado nuestra mudanza, no voy a contar novedades porque tengo la sensación de que cada vez que cuento algo, se estropea. ¿Bocacabra se le llama a eso? ¡No lo sé!, pero por si acaso no voy a decir nada hasta que no estemos ya instalados, con nuestras cositas en su sitio y disfrutando al fin del "hogar, dulce hogar".

El caso es que seguimos con la amiga de mi suegra (A partir de ahora F), aunque empezamos a ver una pequeña luz al final del túnel pero como os he dicho, no diré nada todavía por si acaso. Ayer me puse a pensar en que todo ocurre por algo y le empecé a dar vueltas a los puntos positivos de todo esto, veamos pues:

El que más me gusta es que me he soltado muchísimo con el francés y con el árabe. Antes me costaba, me daba mucha vergüenza por la pronunciación (mi acento andaluz no me ayuda en esto) y hablaba con mi suegra en italiano porque me resultaba mucho más fácil pronunciarlo, pero ni ella ni yo tenemos suficiente nivel en este idioma como para entendernos adecuadamente.

Aquí ya sabéis, son 11 personas y todas me hablan en francés o árabe, es decir, no me quedaba otro remedio que soltarme si es que quería sobrevivir. Especialmente me he soltado hablando con la amiga de mi suegra y con su nuera que son las que pasan más tiempo en casa, mis suegros andaban dando vueltas en busca de una casa y mi marido iba alternando entre la búsqueda y el trabajo.

En estos días he tenido ciertas dudas sobre el embarazo, algún que otro dolorcillo, infección, etc y es a ellas a quienes he consultado, aunque al final hago lo que me da la gana, sobre todo si no me convence lo que me dicen, pero yo pregunto. Parece mentira que solo me hiciera falta un empujoncito para ponerme a parlotear francés, todavía me queda por aprender, pero ya me entiendo sin problemas con los demás, así que estoy muy contenta por este lado.

Otro punto positivo es haber conocido a la nuera de (F) (a partir de ahora I), que tiene un par de años más que yo y tenemos muchas cosas en común, aunque a menudo intenta cambiar algunas cosillas en mí que no pienso cambiar, por ejemplo, yo llevo khimar y ella hijab, continuamente está diciéndome que es mejor el hijab, que no es obligatorio lo que yo llevo etc. Y lo sé, no es obligatorio, pero yo estoy más cómoda así, me siento mejor. Tampoco es obligatorio ir de negro, cualquier color discreto vale, pero si me conociera de antes vería que no llevo el negro por "extremismo", como dicen, sino porque es mi color preferido a la hora de vestir, me parece muy favorecedor y elegante, lo mismo puedo decir del blanco, pero a mí no me queda bien porque me resalta mucho mis ojeras de serie.

Tengo un khimar burdeo y me encanta, pero ese me lo pongo muy poco porque se arruga muchísimo, entonces por pereza de ponerme a planchar al final siempre llevo el negro, que lo puedes hacer una bola si quieres y no se arrugará. A pesar de todo me gusta estar con ella, es muy amable, me cuida muchísimo y está continuamente pendiente de que no me falte nada, cosa que se agradece enormemente en estos momentos.

El tercer punto positivo que saco de todo esto es mi descanso ya que aquí no estoy haciendo absolutamente nada. En alguna ocasión me pongo a recoger la mesa después de comer, pero es que no me dejan, me dicen que no haga nada, que yo estoy embarazada y debo descansar. Este punto a veces me hace pensar que prefiero no irme, prefiero seguir sin encontrarme montañas de platos con restos de comida olorosa o poder pasar el día con una sola siesta, que cuando limpio es imposible, limpio una cosilla y me quedo frita, al final paso el día demasiado tontorrona con tanto dormir.

Otro punto positivo: (I) tiene un bebé de 7 meses y me lo paso pipa con él. Es un bebé de lo más simpático y le encanta estar conmigo, es verme y empieza a agitar los brazos y a reirse, se queda embobado mirándome y me sonríe ¡Un encanto en miniatura!. (I) alucina por cómo se comporta conmigo, es capaz de estar llorando y en cuanto me ve saca una sonrisa babeante. Tanto (I) como (F) no quieren que me vaya, no sé si por el tema de que el niño deja de llorar o qué, pero hasta me han ofrecido la habitación que ocupo ahora para mi marido y para mí.

Hasta ahora eso es lo que se me ocurre por el lado positivo, en otro momento os contaré los puntos negativos, que hay uno muy muy curioso... Incluso tengo que hacerle foto porque sino no os lo vais a creer jajaja.

¡Besotes a todas!


4 comentarios:

  1. Bueno, yo vengo a confesar que he tenido que buscar khimar en google porque no sabía lo que era...
    Me alegro mucho de que estén siendo tan amables contigo y que te estés soltando con los idiomas, eso es bueno no solo por el echo de que te puedes comunicar con otras personas, si no que así adquieres más confianza en tí misma, ahora a hablar en francés o árabe con tu suegri!!!
    Besitos gordos.

    ResponderEliminar
  2. Walekom salam.
    Es que una cuando estáen estado lo que más necesute es que la mumen y la cuiden...así que es normal que por ese motivo estes agusto ahí sin tener que hacer esas tareas tediosas que no te apetecen nada ahora...encima estás practicando con ese bebe y así ganas experiencia y encuma has echo una amiguita, yo me pensaría lo de la habitación...ya nos contarás insha allah. Y ahora me dejas con la intriga de esi que nos quieres enseñar...besitos!

    ResponderEliminar
  3. Wa aleikum salam wa rahmatulah wa barakatuh, yo también estoy con la intrigaaaa!! fotooooo, jajaja. Me alegro que ya estés más agusto hija que me tienens siempre en un sinvivir...yo sigo pidiendo a Dios por ti no te preocupes que lo que sea lo mejor llegará, insha allah. UN besito y animo!!!

    ResponderEliminar
  4. Pues otra más que se queda intrigada...
    Eres muy práctica buscando los puntos positivos. ¿A que al final te quedas a vivir con ellos? jeje

    ResponderEliminar

Buscar

Ummu Aisha Al Magrebia © 2011. Con la tecnología de Blogger.

Parto y postparto

Mi pequeñín

Seguidores