¡Recibe las novedades en tu email!

sábado, 21 de julio de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

Ya vamos por la semana 31, ¡Qué rápido pasa el tiempo!. Miro hacia atrás y veo cuánto he pasado ya, veo que no me queda casi nada para que Pimpollo pueda recibir un abrazote y, por un lado tengo muchísimas ganas de que llegue el momento, pero por otro tengo algo de miedo al parto y a echar de menos mi barriguita...

Aunque también echo mucho de menos poder moverme, hacer las cosas por mí misma o poder coger algo del suelo sin que luego me duela la zona baja del vientre. Menos mal que soy capaz de coger las cosas con los pies y eso me ha librado de agacharme más de una vez, pero hay veces que no puedo y no me queda más remedio. Jamás pensé que el simple gesto de agacharme se fuese a convertir en una tarea tan difícil.

Según los boletines, en esta semana el útero crece aún más y empuja al diafragma contra los pulmones así que, si ya me costaba respirar, ahora me costará más aún. A este paso voy a necesitar una botella de oxígeno porque esto de respirar cada vez es más difícil.

También avisan de que las contracciones serán más fuertes aunque no tengo que preocuparme a no ser que tenga más de 5 en una hora. Ahí estoy de acuerdo, desde hace unos 3 días las contracciones se notan más intensas, siguen sin doler pero me hacen pasar mucha calor y noto como si alguien me apretase la garganta, lo que me faltaba ya para mi fantástica respiración...

En cuanto a Pimpollo, se supone que en esta semana debe reducir su actividad por falta de espacio y que, si en un par de horas veo que no se mueve, debo avisar al médico. De momento esto no me preocupa, más que nada porque creo que Pimpollo se ha propuesto llevar totalmente la contraria a los boletines y se está moviendo más que nunca.

Desde hace varios días se mueve continuamente, es más, recuerdo una tarde en concreto que no paró ni un segundo hasta que llegó la noche, entonces al fin pude descansar, pero a las siete y media de la mañana volvió a la carga y hasta me grabé la barriga porque era impresionante, siempre se ha notado mucho su movimiento pero normalmente hacía una pausa entre uno y otro, en cambio ese día mi barriga era un espectáculo.

En uno de los boletines que leo me pone también que la mayoría de los papis sienten algún cambio durante el embarazo y que se debe al deseo de formar parte de él, entonces algunos sienten náuseas, a otros les crece la barriguilla, etc. En nuestro caso esto no ha ocurrido y supongo que es porque lo pillamos a tiempo. En las primeras semanas de embarazo maridín se sentía muy frustrado porque no entendía qué me pasaba en cada momento ni sabía cómo ayudarme.

Pasamos varios días que yo también empecé a frustrarme porque no llegábamos a entendernos y eso nos cabreaba, una día casi discutimos porque yo me sentía incomprendida y él no sabía qué hacer, ahí fue cuando decidí empezar a leer boletines del embarazo semana a semana. Desde ese momento, cada vez que cumplo una nueva semana se lo cuento, le explico qué cambios puedo tener, cómo avanza el bebé y, si surge alguna molestia, le explico a qué se debe o cómo se puede solucionar o, al menos, mejorar.

De esta forma él comprende mejor qué es lo que me pasa y cómo puede ayudarme a que todo vaya mejor, a estas alturas ya lo tiene todo controlado y cada vez que cumplo una semana él mismo me pregunta "¿Y en esta semana qué pasa?" para que le cuente. Creo que ya os lo recomendé anteriormente, pero os lo vuelvo a recordar: Compartid con vuestra pareja cómo va todo, contadle cada cambio, cada molestia, cada solución.

Puede parecer un poco raro y lo mismo al principio les cuesta escuchar, más que nada porque el inicio del embarazo tiene muchas molestias y se llevarán las manos a la cabeza, pero a la larga se agradece y es muy bonito compartir cada momento del embarazo sabiendo que la otra persona entiende de lo que hablas.

6 comentarios:

  1. Qué buena idea lo de compartir con tu marido el proceso del embarazo según el boletín, es una grandísima forma de empatizar :)

    ResponderEliminar
  2. Oye, pues me alegro de que todo vaya tan bien... anda que cuando sea mayor y se vea moviéndose jajajaja me da la risa.

    Imagino que o te lo han dicho o ya lo sabías, pero intenta respirar hondo y despacio, contando, inspiras 1, espiras 2, inspiras 3, espiras 4, así te relajarás y verás como respiras mejor, es lo que yo hago para dormir, mejor que contar ovejitas porque ¿y si una se da un trompazo contra la valla? jejeje. Inténtalo.

    Y bueno.... que le digo a Pimpollo, pues que deje ya de dejar a mami alucinada, que aunque él no se lo crea, la barriguita de mamá, no es un chicle que se estiiiiira y se estiiiiira y que milagrosamente mamá no puede dejar la barriga en la silla y ponérsela cuando esté dormido... ¿te has enterado Pimpollo? deja a mamá descansar.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más le vale a Pimpollo que te haya escuchado! jajaja. He puesto en práctica la respiración como dices, la conocía de antes pero fíjate que no me acordaba, relaja muchísimo! Como dices, es mucho mejor que contar ovejitas con el consiguiente riesgo que eso tiene jajaja. Besotes!

      Eliminar
  3. Dunia antes que nada FELICIDADES por tu embarazo :) no se ni como llegue a tu blog jajaja pero no he parado de leer cada entrada y ya me veo siguiendo tus consejos cuando este esperando el mio/mia pero para eso falta que primero me case jajaja...
    Te escribo desde USA, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Bueno poco a poco, caza primero a maridín y ya luego encargaréis al futuro enanillo/a de la casa jajaja. Bienvenida a mi mundillo maternal, besotes!

      Eliminar

Buscar

Ummu Aisha Al Magrebia © 2011. Con la tecnología de Blogger.

Parto y postparto

Mi pequeñín

Seguidores