¡Recibe las novedades en tu email!

lunes, 27 de agosto de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

Lo sé, dije que no escribiría nada hasta que naciera Pimpollo, luego publiqué un premio y ahora vengo con una entrada... ¡Pero es que no puedo resistirme!. Mi idea de no escribir nada era porque seguramente iba a torturaros con el monotema de que Pimpollo aún no ha nacido, ya escribir sobre una semana más de embarazo iba a ser tres cuartos de lo mismo, ni siquiera leo los boletines porque todos me dicen que me prepare para el parto y poco más, que el futuro enano ya está bien crecidito y listo para salir.

Pues con esto del tapón mucoso pensé que saldría antes, pero justo hoy hace poco más de dos semanas de eso y aquí sigo (¡Dios mío! Desde aquí le huelo la colonia al vecino y vivo en un tercero). Imagino que estará cerquita o como mínimo está haciendo su labor de encajarse porque llevo un par de días que a veces pego un salto del pinchazo que me da en la zona baja del vientre.

La hora de dormir es una tortura, me pongo a dar vuelta y vuelta hasta que duermo por agotamiento, porque cómoda lo que se dice cómoda, no estoy. En algún momento me ha dado también dolor como menstrual, muy leve, pero ahí estaba. Se supone que ya se debería mover poco por la falta de espacio pero Pimpollo, o se hace el acróbata o le importa un pimiento el espacio que haya, que él se mueve continuamente. Maridín dice que lo tengo sobrecargado de azúcar porque como muchos dátiles y que ni él mismo sabrá por qué se mueve tanto.

Durante el día no me importa, puedo pasarme un buen rato mirando cómo se marca un pie o una pierna en mi barriga e incluso intentando agarrarlos, pero por la noche se hace pesadete, sobre todo cuando abre las piernas y me clava un pie en el lado izquierdo y otro pie en el lado derecho. En ese momento mi barriga tiene la misma forma que un balón de fútbol americano y no puedo tumbarme ni a un lado ni a otro, porque el señorito ha puesto ahí su pie y no le da la gana que algo más le toque, que enseguida se pone a dar golpes desesperados.

El síndrome del nido aún no ha desaparecido, me paso el día haciendo cosas y además acabamos de comprar un armario (llevábamos ya 3 años sin armario...), así que tuve bastante trabajito vaciando cajas y colocando todo en su sitio, moviendo el resto de muebles para hacer hueco a todo, etc. Ya solo nos quedan un par de cosillas más y tenemos todo listo para la llegada de Pimpollo, si Dios quiere.

PD: En una semana viene mi madre de visita y el otro día andaba regañándome porque Pimpollo aún no ha nacido, que cuando venga quiere verle. Espero que nazca antes de que llegue, porque como me ponga de parto con ella aquí, esto va a ser un completo caos... (Madre histérica que solo ha tenido un parto y fue cesárea + futuros padres primerizos que no saben por dónde pillarán todo cuando llegue el momento, no son compatibles).

PD2: ¡Casi lo olvido! Quería comentaros que desde que perdí medio kilo en los primeros meses de embarazo hasta ahora, he engordado 15 kilos, y eso me ha dado un ligero problemilla: No puedo pasar más de 10 minutos en pie porque no estoy habituada a tanto peso y enseguida me duelen los huesos de las piernas así que hago muchas cosas, pero aguantándome el peso con los brazos hasta que ya no puedo más y me siento. ¿Conocéis alguna forma de aliviar esto?.


18 comentarios:

  1. Dime que no te has puesto tu a mover muebles!! Ánimo guapa, que seguro que no queda nada, todo sea por tu salud mental respecto a tu madre :-P Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... Alguna mesilla he movido... La cuna de Pimpollo también y el escritorio, que mi marido no lo sabe, debe pensar que lo ha hecho él y que no se acuerda xD. Ya verás cuando llegue mi madre, que me preguntó "¿Qué te falta?" y no sé para qué pregunta, si se ha empeñado en traerme un lote de cremita para el culito y jarabe para los gases ¡La que me espera!. Besotes!!

      Eliminar
  2. Jajaja me rio por lo que cuentas de tu madre, la verdad que yo no quería a nadie más que a mi marido en el parto...y bueno todo lo que cuentas es lo más normal en la recta final, no se encuentra una postura cómoda y nena ya se que me repito pero descansaaaa. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco quiero a nadie más que a mi marido, además si mi madre se ha puesto histérica con algunos temas durante el embarazo, no me la quiero imaginar en un parto ¡Quita, quita! xD. Intento descansar pero es que no puedo evitarlooooo xDD. Besotes

      Eliminar
  3. En el parto ten contigo a alguien que te vaya a dar tranquilidad...
    Por cierto ¿Y dónde están tus suegros y tu cuñado? ¿Es que ya vivís solos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para el parto solo quiero que esté mi marido, pero como mi madre esté por aquí en ese momento sé que querrá venir... Además como vea el hospital se echa las manos a la cabeza, que aquí no tienen la misma pinta que en España.

      Mis suegros y mi cuñado siguen en Italia liados con papeles que tenían que arreglar por allí. Espero que el momento de vivir solos llegue pronto, insha Allah!. Besotes

      Eliminar
  4. A mi me pasó lo de no poder mantenerme en pie mucho tiempo, a pesar de haber perdido mucho peso en vez de ganar, pero es que los músculos se nos debilitan con tanta cama, y la espalda se nos "echa a perder" por un tiempo, hasta que lentamente vamos entrando en forma de nuevo.

    Jajaja ojalá nazca antes de que llegue la abuela entonces... nada de estrés! que todo sea tranquilo :)

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ui pues será eso entonces, que tengo la sensación de haber aumentado 15 toneladas en vez de 15 kilos. La espalda no va tan mal oye, debe ser que ya la tenía medio tonta de antes y ya ni me entero de lo que le ocurre jijiji. Como nazca cuando esté aquí la abuela verás... Ommmmmmmmmmmmmmmmmm. Besotes!!!!

      Eliminar
  5. Yo no te puedo aconsejar mucho, ya sabes que mi caso fué diferente. Pero si decirte que yo dormía bien, me costaba muchísimo girarme porque tenía que abrazar la super barriga para cambiarla de lado y hacer mucha fuerza, así que apenas me giraba dos o tres veces en toda la noche. Y los mios dormían por la noche, jeje, yo no les notaba, vamos como ahora, jajaja. Eso es que te va a salir guerrero!! También pueden influir tus nervios (además del azucar , jejeje). Animo churri que ya no queda nadaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno aunque por la noche de mucha guerra, por las mañanas apenas lo noto hasta casi la hora del almuerzo. Lo mismo puedo permitirme una siesta al mediodía o algo así ¡Ya veremos! :)

      Eliminar
  6. jaja, me he imaginado tu barriga en plan balón de rugby y me ha venido a la mente ese niño de unos dibujos animados, pobre pimpollo!
    Animo con la visita de tu madre, que ellas intentan ayudar pero es que a veces...
    Y oye, que cada una con nuestros monotemas, pero no dejes de informar!
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uuuuu qué poco me gustaba ese niño jajaja. Mi madre es de otro mundo y se alarma muy rápido, por eso le temo... Ains!!!. Besotes

      Eliminar
  7. Pues mucho ánimo, que ya estás en la recta final.
    Sólo falta que tu madre se pelee con tu suegra en pleno parto, aunque a lo mejor no se entienden xDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ui no, mi suegra no me acompaña ni a un análisis de sangre, que le da miedo, así que al parto ni soñarlo jajaja. De todas formas es lo que has dicho, que tampoco iban a entenderse xD. Besotes

      Eliminar
  8. Ya queda menos, te deseos un gran parto.
    Hay unos cinturones para agarra la tripa, pero luego te duele la espalda.
    Descansa mucho.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que si no duele en un lado tiene que doler en otro jajaja. Muchas gracias, besotes!

      Eliminar
  9. En Marruecos no se, pero aquí en España sólo dejan entrar al padre y si es parto normal sin problemas. Mi suegra quería estar conmigo mientras esperaba para entrar en el paritorio y las enfermera le dijeron que nanai del peluquín, y eso que mi pareja aún no había llegado y yo estaba sola, aunque bastante tranquila.
    Lo de dormir pues yo me ponía una almohada debajo de la rodilla y así me daba algo más de espacio, pero tampoco es demasiado cómodo. Lo de agarrarme la barriga era algo inconsciente.
    Ten paciencia con tú madre, creeme sobre todo si sólo va ha estar unos días, aprovechaté un poco de ella mientras la tengas, seguro que si le pides algo ella se sentirá muy útil, os puede aliviar un poco al principio haciendo algún turno con pimpollo mientras descansas o arreglando algo en la casa o hacer la comida. Piensa que luego tal vez añores esa ayudita. Aprovecha para pedirle consejos del baño, comidad y tal. Que luego decides no emplearlos, pues no pasa nada, ella no lo sabrá pero estará encantada de haber servido de algo y puede que te cuente algunas cosas en medio de las batallitas que te puedan servir mucho para estos próximos meses.
    Y si se tiene que hacer ommmm pues se hace ommmmm. Venga todos OOOOMMMMMMM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja El Ommmm me va a hacer falta, recurriré a él fijo. Yo fui prematura, nací muy pequeña y con 1,5 kilos, estuve alrededor de 1 mes en incubadora con cables y tubos para todo, además vomitaba absolutamente todos los biberones incluso cuando tenía ya varios meses. Por todo esto mi madre siempre tuvo como un poco de miedo de encargarse de mí y prácticamente ha sido mi abuela quien me cuidó hasta casi mis 6 años. Aún así supongo que algo tendrá que contarme, ya veremos qué tal su visita (falta una semana para que venga y Pimpollo aún no ha nacido... Creo que voy a ir practicando con los "Ommmm" jajaja). Besotes!!!!

      Read more: http://maternidadhalal.blogspot.com/2012/08/37-semanas-y-4-dias.html#ixzz252Ql2U1b

      Eliminar

Parto y postparto

Mi pequeñín

Seguidores