¡Recibe las novedades en tu email!

domingo, 26 de febrero de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Este es un tema que me hace muchísima gracia y que lo recordé ayer, al escribir sobre mi pequeña historia de bebé prematura, y es que mi madre siempre me ha dicho que yo era muy aburrida jajaja. Según ella nunca hacía nada gracioso, ni siquiera se me veía guapota, a ella le gustaban los bebés que se le forman rosquillas en brazos y piernas, pero yo era todo hueso y ojos.

Cada vez que alguien me veía lo único que decía era "¡Qué ojos tan grandes!", prácticamente parecía que era lo único que tenía en la cara. También siempre le han gustado los bebés que ya empiezan a hablar pero aún no saben hacerlo bien y se inventan las palabras o las dicen a su manera. Por ese lado yo también era aburrida según mi madre, porque aprendí rapidísimo a hablar y no decía ninguna palabra mal. Bueno, siempre me ha dicho que había una palabra que no decía bien, solo una, y no la recuerda... Siempre se queda en duda entre "pimiento" o "mañana".

Otro detalle aburrido en mí era que podía sentarme donde le diera la gana que yo me quedaba ahí tranquila, parecía que no estaba e incluso si llegaba la hora de comer o lo que sea, nunca lloraba o gritaba. Eso le molestaba porque tenía que estar pendiente de la hora, sino podía quedarme almuerzo y tan pancha ahí sentadita.

Tampoco he sido de corretear demasiado, como os contaba ayer, empecé a andar bastante tarde. Siempre jugaba sola, la cocinita era mi jueguete preferido y me encantaba intentar leer, preguntaba las letras y poco a poco las fui conociendo hasta que aprendí. Recuerdo especialmente a la V, que yo la veía como una A al revés y sin palito, así que le daba la vuelta al cuento para poder leerla jajaja.

Tenía toda la colección de Disney y siempre andaba con alguno de esos cuentos entre manos, eso sí, los de princesas nunca los leí. Me gustaban 101 dálmatas, la dama y el vagabundo o, mi preferido, el rey león, pero todo lo que tuviera personajes humanos lo detestaba así que, aunque los tenía, nunca leí cuentos como la cenicienta o la bella durmiente, ni siquiera el libro de la selva...

Había un libro que también me gustaba mucho, 365 fábulas se llamaba y me lo regalaron el día de reyes cuando tenía 6 años. A pesar de tener otros tropecientos regalos no les hice caso a ninguno y ni siquiera los recuerdo, solo recuerdo aquel libro que por supuesto no tardé 365 días en léermelo.

Una cosa que siempre cuentan a los demás cuando hablan de mí es que con 6 ó 7 años yo sola me preparaba el cola cao por la tarde, me ponía alguna película de dibujitos y me sentaba a merendar viéndola sin avisar a nadie. Eso de ser una hija que ni siquiera necesita que su madre le prepare la merienda o le ponga la peli, parece ser también un detalle aburrido para mi madre jajajaja.

A día de hoy sigo pareciéndole aburrida: Me gusta la cocina, leo muchísimo y puedo pasar semanas sin salir de casa sin inmutarme, me encanta estar en casa y con cualquier cosa me entretengo sin problemas. Por cierto, sigo conservando mis películas de dibujitos, en VHS...
sábado, 25 de febrero de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

No sabía cómo empezar este tema y es que para mí, leer sobre bebés prematuros es una gran novedad ¿Por qué?: Porque soy prematura, desde pequeña lo he sabido porque mi abuela siempre me ha contado cosas y siempre lo he visto como algo normal, algunos nacían a los 9 meses de embarazo, otros a los 8, otros a los 7... No les veía diferencias.

En mi caso fue a los 7 recién cumpliditos a causa de la tensión de mi madre, se le subió y le tuvieron que hacer cesárea de emergencia. Casi no contaban ni con ella ni conmigo, preguntaron a mi padre "¿A quién salvamos, a la madre o a la niña?" y claro, eligió a mami. A pesar de que se centraron en mi madre, alhamdulillah yo también salí de aquello.

Sé que pesaba 1,5 kg y que era una enana, que estuve mucho tiempo en incubadora y mi abuelo siempre me ha contado la de tubos y cosas que tenía encima. Algo que cuenta cada vez que recuerda esos momentos es que a todos los bebés los padres les hacían moniguetas y les decían lo guapos que eran, pero a mí me ignoraban, tanto era así que mi abuelo se acercó a mí y me dijo "¡Ay mi nieta qué bonita!" y una mujer que estaba cerca le dijo "¡Hombre! ¡Por fin alguien le dice algo!" jajaja.

Lo que mi abuela más me ha contado ha sido cuánto sufría para darme de comer, porque vomitaba absolutamente todo. En el hospital dice que a la hora de la comida me amarraban a una especie de camilla totalmente en pie, para que no vomitase, pero claro igualmente vomitaba.

Una vez que terminó esta tarea del hospital ya pude ir a casita y nada más, no sé si es que en esos tiempos no se hacían, no había dinero o mis padres no estaban informados, pero no recibí clases de estimulación temprana ni nada por el estilo. Aún así empecé a hablar muy rápido, pero el tema de andar fue muy, muy, muy lento...

Recuerdo que hasta los 5 ó 6 años iba creo que una vez al año o algo así al médico, para que me controlasen el peso y la altura. De altura siempre he sido más alta de lo normal para mi edad (en todos los años de escuela he sido la más alta de la clase) y de peso siempre más baja de lo normal, a día de hoy sigue siendo así (ahora mismo peso 46,5 kg) pero alhamdulillah como bien y no tengo problemas de salud, ¡Que es lo que importa!.

Y bueno, todo esto viene por lo que os decía al principio, que nunca había pensado que un niño prematuro tuviera alguna diferencia respecto a los demás, siempre pensé que era lo mismo. En la escuela nunca tuve ninguna diferencia con mis compañeros, de hecho aprendí a leer prácticamente sola antes de ir al colegio, mi único problema es que era muy tímida y muy floja, todo hay que decirlo jajaja.

Al pasar al instituto mejoré en ambos aspectos, seguía siendo tímida pero al menos ya era capaz de leer en alto o presentar un trabajo ante la clase. En flojera también mejoré, me puse las pilas inmediatamente a pesar de que era un instituto bastante fuerte, quizá me piqué porque toda persona que se enteraba de que iba a entrar en ese instituto siempre decía "No va a poder, va a ser muy fuerte para ella...". ¡Pues pude, hasta el bachillerato!.

Ahora que leo a madres que cuentan su experiencia con bebés prematuros es cuando me doy cuenta de todo lo que ha sufrido mi abuela y supongo que para mi madre también fue algo duro. Digo que lo supongo porque, según me ha dicho ella misma, no se ha enterado de lo que es tener un bebé porque no me disfrutó en esa etapa como tenía que hacerlo, me tuvo a los 23 años y a esa edad no pensaba en maternidad, llevaba tan solo un año casada y por fin podía salir, que mi abuelo no la dejaba.

Así que desde aquí felicito a todas las mamis que luchan cada día con sus bebés, intentando darles todo lo mejor, y también a mi abuela, que la echo muchísimo de menos y estoy deseando poder ir a verla.
jueves, 23 de febrero de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

El otro día puse un trocito del juego porque había escrito mucho antes y no quería volveros loca, hoy pongo directamente el juego porque como me ponga a escribir me ocurre igual que el otro día jajaja. Así que ¡Ahí va! (al final pongo las 3 preguntas que añado y los 3 blogs a los que se lo paso). ¡Recordad que las 5 primeras preguntas están por aquí!.

6. Tres palabras que te definan

Perfeccionista, mimosa y solitaria (contradictorio ¿verdad?. Algún día os lo explicaré jajaja).

7. Tres sitios donde no has estado y te gustaría estar
Ifrane (Marruecos), Galicia (tengo unos antojos de marisco tremendos jajaja) y, me repito, Meka.

8. Tres comidas favoritas
Aquí coincido bastante con Maribel: Tortilla de patatas (si lleva pimiento rojo, mejor), cuscús y el pollo al limón que hace la madre de mi suegra ¡Riquísimo!.

9. Tres olores que te gusten
El del té con hierbabuena cuando entras en cualquier casa de Marruecos, el de los bebés y la vainilla.

10. Tres sueños
Envejecer rodeada de hijos que sigan dándome cariño, llegar a tener un buen conocimiento de Islam y me dejo uno en el tintero que es muy personal.

11. Tres personas
Mi marido, mi abuela y mi padre.

12. Tres colores
Morado, rojo y verde.

13. Tres nombres de chica
Kawthar, Aisha y Jadiya.

14. Tres nombres de chico
Hamzah, Ibrahim y Yasin.

15. Tres estados de animo que sueles tener a menudo
Alegre, pensativa y, ultimamente, somnolienta.

16. Tres momentos de mi vida
Cuando hice mi shahada, cuando me casé y cuando supe con seguridad que estaba embarazada sin necesidad de hacerme un test (historia muy personal).

17. Tres personajes historicos
El Profeta Muhammad (salla Allahu aleihi wa salam), Hamzah (su tío, radi Allahu anhu) y Aisha (su mujer, radi Allahu anha).

18. Tres animales
El gato, el tigre y el delfín.

19. Juguetes de la infancia
No conservo ningún juguete de mi infancia, pero sí la mantita de la cuna, que a pesar de los trotes que le he dado sigue en perfecto estado.

20. Tres albumes musicales
No escucho música.

21. Tres manías
Desayunar con mi marido (sí, más que una costumbre ya se ha convertido en manía, cuando no desayunamos juntos no paso bien el día), cambiarme completamente de ropa dos veces al día y poner mis pies sobre las piernas de mi marido antes de dormir.

22. Tres prendas fetiches
Fetiche ninguna, pero indispensables para mí el khimar, la abaya y los vestidos.

23. Tres actores bombón
No me fijo en eso, ni siquiera sabría decir el nombre de tres actores...

24. Tres cosas que te gustaría tener en casa
Aquí también coincido completamente con Maribel, aunque solo cambio una de las 3 cosas: Una biblioteca, una piscina totalmente privada y un pequeño estudio fotográfico.

25. Tres defectos que detestes en una persona
De nuevo coincido con Maribel, la hipocresía, la arrogancia y la mala educación, especialmente cuando en esta mala educación reina la falta de respeto.

26. Tres cosas que te gustaría hacer antes de morir
Me conformo con una y es muy personal.

27. Las tres situaciones mas embarazosas de las que te acuerdes
Tan embarazosas son que no quiero ni nombrarlas jajaja.

28. Tres canciones
Me repito de nuevo, no escucho música.

29. Tres cualidades que te gusten de una persona
Fidelidad, honestidad y amabilidad.

30. Tres prendas que menos te gusten o que jamas te pondrías
Cualquier prenda que sea de cuero, las bufandas y las faldas de tubo (todo esto teniendo en cuenta que para salir llevo abaya y khimar).

31. Tres personas a las que te gustaria conocer personalmente
Cintia, Zahrah y Yasmin (aunque me quedan muchas más, pero a ellas las conozco desde hace tiempo y ¡Ya va siendo hora de que nos conozcamos en persona!).

32. Tres escritores/as que te gusten
Me cuesta recordar a alguno que me guste especialmente porque desde que soy musulmana dejé de leer historias inventadas para centrarme en historias reales, pero recuerdo que en mi adolescencia me gustaron mucho Juan Madrid, Alfredo Gómez Cerdá y Mary Higgins-Clark.

33. Tres aficiones que tienes
Leer, cocinar y hacer fotos, especialmente a la naturaleza y a las recetas que preparo.

Y ya que tengo 3 blogs las 3 preguntas que añado estarán relacionadas con cada uno de ellos:

- Cuéntanos algún plato que se pueda preparar con tan solo 3 ingredientes.
- Cuenta 3 cosas que dejaste de hacer desde que estás embarazada/fuiste madre.
- ¿Cuáles son tus 3 rituales de belleza indispensables?.

Y lo paso a...
Merengaza y otros dulces
Un poquito de Rocío
Comer y besar, todo es empezar

martes, 21 de febrero de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

Tenía este juego pendiente de publicar desde que me lo dió Maribel (muchas gracias Maribel! Me entretuve un buen rato jajaja) pero no lo había publicado antes porque fui respondiendo a todo poco a poco. Justo hoy entré en las 9 semanas de embarazo y, no sé si será el cambio o qué, pero llevo un par de días en los que me noto muchísimo más cansada, los olores son más insoportables y necesito comer más a menudo si quiero evitar las náuseas...

El colmo es que no puedo dormir por la noche, y cuando al fin lo consigo soy como un reloj, justo a las 5:30 me despierto y ya no hay quien me haga volver a dormir otra vez, así que paso el día dando cabezazos. Llevo desde esta mañana con dolor de cabeza y sin poder girar el cuello hacia la izquierda, he tomado paracetamol porque era insoportable y se me quitó un par de horas, pero luego volvió y ahí sigue.

Leí que probablemente la piel se volviese más grasa y apareciera acné, tipo adolescencia. Alhamdulillah nunca he tenido acné, en todo caso un granito en días cercanos a mi periodo (eso sí, escogía bien el sitio. El preferido: La punta de la nariz), pero nada más. Entonces al leer esto pensé que mi piel estaría mejor, ya que en la zona T la tengo seca y además tengo psoriasis, me pilla las cejas y el cuero cabelludo, así que un poquito de grasa no le venía nada mal.

Pues no señora, de grasa nada. Está más seca que nunca y eso hace que la psoriasis empeore, la que me pilla las cejas ya me alcanzó el párpado y va subiendo hacia la frente, y la del cuero cabelludo cada vez está más cerca de la frente también. Alhamdulillah en aspecto todo bien, poniéndome aceite de argán es como si no tuviera nada (exceptuando dolor y picor), pero es que como siga así voy a tener que bañarme en aceite de argán para no parecer una escama andante.

Ups! Y la última novedad, he tenido que comprarme kiwis... Ejem!!.

En resumen: Entre lo delgaducha que soy y la cara que llevo debo dar una penita terrible. Acepto consejos para la psoriasis, ya he probado aloe vera y aceite de argán y en aspecto, como os decía, bien pero el dolor y el picor no consigo mejorarlos. Agua de mar me decía el médico de pequeña ¡Pero quién se mete ahora en la orilla a coger agua del mar!.

Como he escrito tanto os pongo solo un trocito del juego, que sino os volvéis locas, y ya insha Allah lo sigo poniendo en próximas entradas.

1. Tres lugares en los que hayas estado y te gustaría volver a estar


Difícil, he viajado mucho por España y Marruecos, pero ahora mismo no recuerdo ningún lugar que me gustaría volver a visitar... Quizá Asilah (Marruecos), porque me encantó el frescor veraniego y sus casas con puertas azules. Málaga, porque nací allí y siempre he querido conocerla un poquito más, cada vez que iba de pequeña me maravillaba. Y por supuesto el más importante, Cádiz, porque allí está mi familia materna y estoy loca por verles a todos.

2. Tres motivos por los que te gusta formar parte de la blogosfera

Por las personas tan maravillosas que he conocido, por lo mucho que aprendo leyéndolas a todas y por poder compartir lo poco que sé, mis dudas, mis miedos o mis alegrías.

3. Tres libros

El Corán, Sahih Bujari y Sahih Muslim ¡Indispensables!.

4. Tres cosas que te gustaría hacer pero aun no has hecho
Comunicarme con otras personas en árabe, tanto hablando como escribiendo (difícil, pero ahí vamos...), hacer un viaje con mi marido aunque solo sean un par de días a un lugar cercano e ir a la Meka, aunque para esto último creo que aún nos queda muchísimo para poder alcanzarlo... Insha Allah!

5. Tres cosas que te alegran el día

Desayunar con mi marido, aprender algo nuevo y sentir alguna leve náusea o cansancio (sí, sé que es raro, pero de momento es lo único que me conecta con el/la enano/a que llevo dentro).

PD: ¡Casi lo olvido! A pesar de todo, muy feliz. Empiezo a pensar que las mujeres nos volvemos masoquistas durante el embarazo, porque si todo esto me hubiera ocurrido en otra situación estaría realmente desesperada, pero como es cosa del embarazo pues nada, ¡Tan contenta! : )
sábado, 18 de febrero de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Hola a todas!

Tenía esta entrada pendiente y como ayer ya salió un poco el tema contando cómo fue mi primera eco pues al fin me decidí a escribirla, y es que esta gine a la que fui no tiene desperdicio. No es mi intención criticar cómo hace su trabajo, pero sí prevenir a todas las que estéis por Rabat y necesitéis una ginecóloga (¡si es que se os da el caso!) y de paso cualquier opinión, sugerencia, recomendación será bienvenida : )

Bien, debo decir antes de nada que pilló fiestas de por medio, llamé en jueves para pedir cita (domingo y lunes era fiesta) y me dio cita para el lunes. La fiesta era por el cumpleaños del Profeta (Salla alahu aleihi wa sallam), pero como yo no ando pendiente de eso ni siquiera sabía que el lunes nadie iba a trabajar, incluso mi marido trabajó tanto domingo como lunes porque quiso, por eso no nos extrañó que nos diera cita ese día.

Nos presentamos allí el lunes y la gine no estaba, solo su secretaria, perdimos casi toda la mañana allí para que al final nos dijera que teníamos que coger una nueva cita... Cuando fuimos la secretaria nos hizo pasar a la consulta en cuanto llegamos, y allí estaba la gine, leyendo una revista con los pies encima de la mesa.

Entiendo que esté cómoda y relajada tras las pequeñas vacaciones, pero entre el cambio de cita y esa forma de recibirnos ya me dio que no me iba a gustar, pero bueno, ¡Démosle una oportunidad!, pensé. Me hizo mil preguntas que no me esperaba, no sé si a vosotras os la habrán hecho también, como por ejemplo a qué edad me llegó el periodo por primera vez, si antes de estar casada tenía mucho dolor, si después de casarme los dolores seguían y, la mejor de todas "¿De verdad buscábais un bebé?"...

Después de eso pasamos a la famosa camilla, breve examinación inferior, eco y breve examinación superior. Nada más. Cuando vamos de nuevo a su escritorio nos dice:
  • De peso estás bien: ¿Cómo? Si no me has pesado...
  • Durante la eco no me dijo absolutamente nada, solo ese breve "Esto es el bebé", pero ni cuánto medía, ni escuchamos el corazón, nada de nada...
  • Análisis cero, pensé que me tomaría la tensión, me mandaría análisis de sangre, etc. Nada.
  • Me ha mandado a que estimule los pechos para favorecer la subida de leche, pero creo haber leído que en los primeros meses no es necesario... Al menos me conformo con que es un punto positivo en las gines de aquí, que están siempre a favor de la lactancia y te mandan fórmula solo en contadas y necesarias ocasiones.
  • Sobre las cosas que me ha recetado, pensé que sería lo típico del primer trimestre (ácido fólico, hierro...), pero no me ha mandado nada de eso, solo medicamentos que, como le decía ayer a Maribel en un comentario, no los he comprado porque no lo veo necesario. Uno de ellos son unas pastillas para las náuseas, pero alhamdulillah no están siendo pesadas ni nada por el estilo, tuve mi primer vómito pero nada del otro mundo, simplemente debo mantener el estómago lleno, así que prefiero no tomar medicamentos para esto a no ser que lo vea de verdad necesario. Otra cosa que me mandó fueron unas pastillas por si me dolía algo, pero le enseñé unas pastillas que tengo de paracetamol y le pregunté si podía tomar esas, como me dijo que sí pues ¿Para qué comprar más?. Y por último me mandó un gel para la zona íntima que según dice es para que no le ocurra nada al bebé... Nunca escuché nada de esto, pregunté y nadie parece haberlo usado, así que tampoco lo he comprado.
  • No me dijo tampoco de cuánto estaba ni nada, luego leí un papelito que tras unos días conseguí descifrar (esa letra es un caos) y pone: 
Grossesse unique evolutive (embarazo único evolutivo).
SG --> 7SA1J: cosa que yo he traducido como Semaines de gestation --> 7 semanas y un día (ahora mismo 8+3).
LCC y algo más pone por ahí, pero esto no he conseguido saber qué es.
Vesicule vitelline (Vesícula vitelina, así, a secas. Lo mismo tiene algo que ver con el dato anterior...).
Trophobloste bien "nisire" o yo que sé qué pone ahí, pero está bien.
Col fermé (cuello cerrado).

Preferiría que estas cosas me las hubiera contado en vez de apuntármelas en un papelito con el que luego me he partido la cabeza para descifrar y aún así todavía no sé qué es todo lo que pone.

Conclusión: Para el mes que viene insha Allah voy a otra gine, la que fue mi suegra en su último embarazo y dice que es muy buena. Quiero otra eco por si acaso esta mujer se ha dejado algo en el tintero y para escuchar el corazón del bebé. Y lo dicho, si por cualquier motivo estáis por Rabat y necesitáis una gine avisadme y os doy los datos de esta primera por si preferís no ir, y los de la segunda, que por la experiencia de mi suegra tiene pinta de ser bastante buena.

viernes, 17 de febrero de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Algunas de vosotras ya sabéis que hace un tiempo (no recuerdo cuánto, ¿una semana puede ser?) tuve mi primera ecografía. Cuando ya tenía la cita con la ginecóloga me encargué de informarme, leer, preguntar, etc sobre cómo era la primera eco, ya que con el idioma aún no me entiendo mucho, al menos quería tener una ligera idea sobre de qué iba el tema.

La mayoría de mamis y embarazadas que me hablaron de su primera eco coincidían en lo mismo, en mucha emoción, en una sensación que no se puede describir, en risas y hasta en lágrimas de alegría, pero como yo soy un show vaya al médico que vaya, mi experiencia tuvo que ser diferente (para variar).

La consulta de la gine estaba dividida en dos zonas, su despacho bien grandote con muchos posters de embarazadas y bebés tomando el pecho, y una minúscula habitación (por llamarla de alguna manera) en la que estaba la famosa camilla, un lavabo con mil utensilios de metal (lavaditos al menos) y el cacharrito de la eco. Ahí dentro cabíamos solo ella y yo, así que mi marido no pudo ver la eco conmigo (encima la señora se quedó sin papel y no podía imprimirme la eco, así que maridín aún no ha visto nada...).

Bien pues, la madame en cuestión, después de una breve examinación pasó a la eco sin ningún tipo de delicadeza ¡Con lo nerviosa que iba yo!. Me quejé incluso, pero se limitó a decirme que tranquila, que ya había puesto el cacharrito donde lo tenía que poner, pero oye, ¡Es que con esos meneos no había quien pudiera estar tranquila!.

Al estar tan incómoda ni siquiera miraba a la pantalla, y como ella no me dijo nada, pues yo a lo mío. Cuando ya me habitué al dichoso cacharrito quería mirar a la pantalla, pero me puse nerviosa ¡Iba a ver a mi bebé, no podía créermelo!. Poco a poco fui girando el rostro hacia el lado en el que estaba la pantalla, mirando por el rabillo del ojo primero hasta que por fin miré bien.

La gine estaba a su rollo, midiendo y anotando sin decirme nada. Alhamdulillah ya me imaginaba que andaba por la semana 6 más o menos y exactamente estuve viendo videos de ecos en la semana 7 (justo en la que estaba en ese momento), así que enseguida pude diferenciar todo sin su ayuda y me puse hiper contenta, riéndome yo sola al ver al bebé en la pantalla.

Cuando al fin ella se giró ya me vio riéndome y más contenta que unas castañuelas, entonces se le ocurrió decirme "Esto es el bebé" ¡A buenas horas mangas verdes!, ya llevaba un rato feliz yo solita, y menos mal, porque fue decirme eso y fin de la historia.

Ahora ya estoy en las 8 semanas y estoy deseando volver a tener otra eco, para el mes que viene insha Allah, y ya se verá más formadito ¡Qué emoción!.
jueves, 16 de febrero de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

¡Desde que conté la solución a las náuseas no había escrito nada!. Tengo una memoria horrible estos días, supongo que por el cansancio del primer trimestre también aparecen los fallos en la memoria y claro, aquí estoy que me olvido de todo. Precisamente tengo algunas entradas ya escritas y pensé que las había programado, ¡Qué cabeza!.

Si a este fallo de memoria le sumamos los sueños raros ya se me monta un caos tremendo. No suelo soñar mucho, o si lo hago rara vez lo recuerdo, pero llevo ya un tiempo que es rara la vez que no sueñe algo, son sueños de estos que parecen totalmente reales y extraños, muy extraños todos. Llevo desde ayer pensando en unas piezas pequeñas de ajedrez que no tengo ni idea de dónde las he visto, me parecieron muy monas, pero me da a mí que lo he tenido que soñar porque estoy buscando por toda la casa ¡Y no las encuentro!.

Otro problema que tengo a causa de esto es que ya no sé qué cosas son las que he dicho a ciertas personas y cuáles son las que no, así que continuamente me encuentro en situaciones del tipo "Ah, pero ¿No te lo había dicho?" o también con respuestas por parte de la otra persona como "¡Qué síiiii, que ya me lo has dichoooo!"...

¿Eran las pasas las que servían para la memoria?.
sábado, 11 de febrero de 2012
Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Ayer os hablaba de algunos alimentos o comidas que antes me gustaban y ahora no, y hoy continúo con el tema de la alimentación porque me parece un tema muy importante durante el embarazo, pero en los primeros meses se nos hace un poquito difícil por culpa de las náuseas.

Yo ahora mismo llevo tan solo 7 semanas y 4 días, pero desde hace un par de semanas comencé a notar cambios y a sentir náuseas. Al principio se me hacían insoportables, sobre todo cuando me topaba con algún alimento que no me gustase, así que pasé una semana en la que apenas comía, claro que eso me llevó a tener mareos bien fuertes, a tal punto que no podía ni ponerme en pie.

Durante la siguiente semana me propuse encontrar una solución a estas náuseas que no fueran un medicamento, ya que la ginecóloga me recetó unas pastillas para aliviarlas, pero no las he comprado. Para mí cuantos menos medicamentos, mejor.

En principio comencé por encontrar un sustituto a alimentos indispensables como por ejemplo la leche, como ya os contaba intenté tomarla con más o menos cacao en polvo, añadiendo más o menos azúcar, más fría, más caliente, y nada... Mientras encontraba una solución compensé tomando yogures, pero hoy alhamdulillah encontré la forma: Mi marido me trajo galletas María y esta mañana se me ocurrió prepararme un buen tazón de leche con cacao, calentita y con bastantes galletas troceadas dentro. Mientras comía las galletas he tomado un buen tazón de leche casi sin darme cuenta : )

Otra forma que me va bien es haciéndome batidos de frutas, el problema es que me ha dado especialmente por la fruta y al final nunca me queda alguna para hacer un batido. Con las lentejas me había pasado algo parecido, podía comerlas pero con mucho esfuerzo, así que mi solución ha sido acompañarla de la ensalada que ya publiqué por el otro blog, pero esta vez con pepino, sin pimiento y con mucho, mucho limón. Combinando un poco de cada cosa he conseguido comer lentejas sin problemas.

Para los mareos la solución ha sido comer más a menudo, no puedo pasar más de una hora sin comer algo porque enseguida me empiezo a notar flojilla, así que suelo tener siempre algo a mano como una pieza de fruta, pan o un yogur.

De este modo estoy consiguiendo comer de todo alhamdulillah, cada cosa tiene que ser a mi manera, pero al menos como bien. Insha Allah pueda serviros para encontrar vuestra propia forma de aliviar las náuseas y los mareos de los primeros meses : )
viernes, 10 de febrero de 2012
 31 de enero de 2012

Assalam alaikum wa rahmatu Allah wa barakatuh

Desde hace algunos días vengo notando cambios en mi alimentación, quizá ya venían de antes pero como este mes me propuse no obsesionarme y sentir síntomas imaginarios como el resto de meses pues lo ignoré. También puede que antes todo fuese más leve y ahora se haga notar un poquito más, no lo sé, el caso es que llevo 2-3 días en los que mi alimentación no es la misma de siempre.

Paso el día entero con fatiga y lo único que me apetece comer son cosas ácidas o totalmente simples, es decir, que solo lleven sal y como mucho pimienta. Los alimentos estrellas de estos días están siendo las naranjas y los limones (sí, limones), pero lo que más me impresiona es que las cosas que antes me encantaban ahora no puedo ni verlas, como por ejemplo:

El baisara

Esto es una especie de sopa/crema/puré (cada uno le da la consistencia que quiere) hecha con guisantes o habas secas que se consume mucho en invierno en Marruecos, muy típica en ciudades como Tánger, Tetúan y toda esa zona, los mejores baisaras se hacen allí sin duda.

Me encantaba, os lo aseguro, era ver que mi suegra había hecho baisara ya estaba deseando que llegara la hora del almuerzo, de hecho la penúltima vez que lo hizo salí con mi marido y no comimos en casa, pero como no ponía perdérmelo a las 5 de la tarde fui directa a por un plato. En cambio ahora no puedo ni olerlo, mi suegra lo hizo ayer y en cuanto veo la olla salgo corriendo. Hoy todavía queda (normalmente soy yo la que acaba con la olla), pero ahí se va a quedar.

La harira

Otra sopa típica y esta creo que la conoceréis más, se toma siempre durante Ramadán y también me encanta, ni siquiera en Ramadán que se toma cada día me aburro de ella. Pues precisamente antes de ayer hizo mi suegra una olla gigante (la del cuscús) y la única forma en que pude comerla fue añadiéndole el zumo de medio limón a mi plato, de otro modo era imposible.

Las infusiones

En concreto la luisa y la manzanilla, que son las que habitualmente tomamos mi marido y yo por la noche en lugar del té. Ambas me encantan, especialmente la manzanilla, pero ahora las preparo solo para mi marido y yo me hago un zumo de naranja o de limón.

El Nesquik

Cada mañana y cada tarde tomo un gran tazón de leche, pero como no me gusta el café siempre la tomo con nesquik o, en su defecto Caobel, la versión marroquí del cacao en polvo. Estos últimos días está siendo toda una batalla tomar leche, he intentado poner más o menos cantidad de cacao, añadirle menos azúcar (Caobel por sí solo ya es bastante azucarado), tomarla más fría o más caliente, pero nada. Lo único que se me viene a la cabeza es un té bien fuertecito, sin hierbabuena siquiera, solo té (pero en caso de embarazo no debo tomarlo, así que ahí se queda, en mi cabeza).

De momento y que recuerde ahora mismo estos son los alimentos que antes me gustaban y ahora rechazo, aunque sé que me encontraré con muchos más. Estoy pensando en algo que antes no me gustase, a lo mejor ahora me gusta... : )

Parto y postparto

Mi pequeñín

Seguidores